El optimismo, influenciado por reducción de barreras al desarrollo de negocio, sin duda marcan las expectativas de crecimiento de los directivos del middle-market español. Según los datos registrados en el último International Business Report (IBR), elaborado por Grant Thornton y correspondiente al primer trimestre de 2024, estos buenos augurios de las compañías medianas de nuestro tejido empresarial traen consigo un fuerte espíritu de internacionalización, señalando el aumento de las perspectivas de exportación como uno de los marcadores más destacados del estudio. Las principales barreras que siguen encontrando a su crecimiento empresarial son la no posibilidad de contar con personal cualificado, la incertidumbre económica y los costes de energía.

El IBR se focaliza en estudiar la evolución de las empresas medianas, aquellas que tienen entre 50 y 500 empleados y entre 1 y 90 millones de facturación. Cada trimestre nuestra Firma pregunta a 400 empresarios y directivos en España y 5.000 en 31 países sobre diferentes expectativas de negocio para los próximos doce meses.

Entre ellas, variables como el optimismo, la incertidumbre, las expectativas de crecimiento, la estrategia de internacionalización y exportaciones, las intenciones de inversión y las barreras de crecimiento. La evolución de los datos comparativos entres semestres e interanuales dan como resultado una radiografía muy certera del estado de ánimo de las compañías del segmento mediano de nuestro país y a nivel mundial.

Atendiendo a los resultados más destacados, ofrecemos cuatro bloques de lectura, que aportan visión nacional e internacional, y que se han reforzado con la contextualización y opiniones de los Socios y profesionales de Grant Thornton.

Bloque 1: Internacionalización 

Mirando más allá de nuestras fronteras

El espíritu emprendedor del mid-market español se mantiene fuerte a medida que nos adentramos en 2024. A pesar de un contexto geopolítico mundial incierto, los empresarios de nuestro país consideran que el aumentar su presencia en el mercado internacional es un motor clave para su crecimiento.

El último International Business Report (IBR) de Grant Thornton revela que las empresas medianas tienen grandes expectativas para las perspectivas en el extranjero y está mostrando un gran apetito por invertir.

España es el país de la Unión Europea que más espera aumentar sus exportaciones

Los empresarios españoles se desmarcan de sus homólogos europeos en cuanto a perspectivas de sus exportaciones. Y es que, cabe destacar, que los datos registrados por los directivos españoles (48%) son 11 puntos superiores a las registradas por los europeos (37%). Este despunte se debe en gran parte a que España se ha mantenido al margen de una de las principales problemáticas que asola Europa: el aumento de precios de la energía, en particular del gas natural. Tal y como explica el informe “Perspectivas y estadísticas del comercio mundial” elaborado por la Organización Mundial del Comerio (OMC), países como Alemania, que producen y exportan bienes manufacturados de alto consumo energético, han sufrido una importante caída en sus exportaciones debido a que esta subida de precios encarece sus productos, lo que los deja en desventaja con competidores de otros países.

Europa se desmarca también de la tendencia global, en el que casi dos de cada cuatro directivos (46%) también prevé aumentar sus exportaciones en el próximo año. Las regiones que alojan países emergentes son los que han registrado mejores datos en sus perspectivas de exportación tales como ASEAN (58%) o África (52%). Bloques como BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) también han experimentado un importante aumento en esta tendencia, con un destacado 58%.

Esta apertura a la globalización por parte de los empresarios españoles ha influenciado también en otras variantes tales como la perspectiva de aumentar sus ganancias fuera de sus fronteras. Tanto es así que, el 43% de los encuestados espera incrementarlos en los próximos doce meses, una tasa 9 puntos superior a la registrada en el último semestre de 2023. Las oportunidades que ofrecen las nuevas cadenas de suministros debido al desarrollo de la globalización también impactan de manera directa en el número de países en los que operar y que, según los datos recogidos por el International Business Report, el 41% de directivos españoles espera aumentar durante el próximo año.

Aunque los empresarios españoles se muestren entusiasmados ante esta nueva visión internacional en sus estrategias, Alemania se sigue imponiendo, por cuarto año consecutivo, como el país favorito por los directivos de nuestro país a la hora de operar fuera de nuestras fronteras, tanto por la ganancia esperada en sus operaciones en ese territorio, como porque ofrecen una mejor oportunidad de mercado.

Álvaro Fernández, socio de Auditoría de Grant Thornton: “El optimismo parece haber contagiado también este espíritu internacional de los líderes empresariales españoles. Esta amplitud de vistas no sólo habla muy bien de la mejora de los procesos dentro de las compañías, que cuentan con la maquinaria y el personal necesario para ampliar sus negocios fuera de nuestras fronteras, sino que también perciben que cuentan con la infraestructura y las cadenas de suministro necesarias para llevar a cabo esta internacionalización”.

 

La internacionalización requiere talento

No cabe duda de que, si bien globalizar servicios se muestra como una gran oportunidad de crecimiento para las empresas del middle-market, estas también tienen que contar con profesionales que verdaderamente sepan cómo desarrollar una estrategia asegure el éxito de esta internacionalización.

Para las compañías es vital contar con equipos multidisciplinares, o por lo menos contar con equipos de outsourcing que los acompañe en el proceso, que tengan conocimiento sobre regulación, fiscalidad, tasas arancelarias, incluso conocimiento geopolítico del país en cuestión, para garantizar que sus operativas avanzan de manera firme y sin fisuras.

Tal es la intención de las empresas españolas que, según los datos recogidos por el International Business Report, un 35% tiene previsto focalizar y destinar a empleados especializados en exclusiva en estos mercados exteriores. Una tendencia que va de la mano con la registrada en la Unión Europea, pero que se sitúa por debajo de otras regiones como Latinoamérica (37%) o el bloque BRIC (39%).

Aumentar la inversión y aprovechar las cadenas de suministro para el crecimiento empresarial

Nuestros informes sobre negocios internacionales ahondan en esta ambición, con un análisis de los factores que impulsan este entusiasmo inversor y cómo difieren entre sectores industriales y regiones. Por otra parte, analizamos el cambiante panorama económico mundial y las limitaciones que sigue planteando el entorno macroeconómico. Revelamos las formas en que el mercado medio planea responder a estos retos externos en un esfuerzo por alcanzar sus objetivos empresariales internacionales.

Para comprender mejor cómo la mediana empresa busca el crecimiento más allá de sus fronteras y descubrir nuestras principales conclusiones para los líderes empresariales, descárguese los siguientes informes.

El impulso del mercado medio impulsa la inversión en negocios internacionales 

Profundice en las áreas clave que persiguen las empresas medianas de todo el mundo para establecer una ventaja competitiva. Desde la inversión en personal para reforzar la innovación hasta el impulso de la sostenibilidad mientras se exploran nuevos territorios, descubra cómo tener una clara intención de invertir puede ayudar a una organización a competir a través del negocio internacional. Conoce también las tendencias registradas por parte de los directivos españoles que, sin duda, han marcado un importante hito en cuanto sus perspectivas de exportación en los próximos 12 meses.

¡Descarga ya el informe!

Cómo las empresas internacionales convierten los retos en oportunidades

Descubra más sobre la mentalidad globalmente ambiciosa de la mediana empresa y cómo está afrontando con determinación los retos de un clima mundial incierto. Dónde las rutas comerciales cambiantes pueden crear una ruta hacia la calidad, y dónde la incertidumbre política puede intensificar la necesidad de cadenas de suministro resistentes. Lea las diferentes formas en que las empresas pueden triunfar a través de los negocios internacionales. Descubre, además, cómo esta tendencia también parece haber surgido efecto dentro de las empresas medianas españolas que, han visto crecer su optimismo hasta un importante 64% que parece contagiar al resto de sus indicadores en nuestro International Business Report.

¡Descarga ya el informe!

Bloque 2: Optimismo

El optimismo marca el rumbo de los empresarios españoles

Los empresarios españoles parecen haber superado el pesimismo que le ha caracterizado durante los últimos años. Y es que, el 64% de los directivos de nuestro país se muestran esperanzados en cuanto al desarrollo de su negocio para los próximos 12 meses, un dato tan solo superado por Irlanda (73%) dentro de la Unión Europea.

Las coyunturas en las que se encuentra envuelto España, tales como los conflictos bélicos en suelo occidental, las elecciones europeas o las autonómicas en importantes regiones del país (tales como Galicia, Cataluña o País Vasco), o, desde un punto de vista financiero, la subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo, no parecen afectar al optimismo de las medianas empresas nacionales, que ha visto elevar su tasa 14 puntos respecto al último registro de 2023 (pasando de 50 puntos, a 64).

Se trata de los datos más altos desde el segundo trimestre de 2018, en el que se registró un 70%, y que en el posterior periodo trimestral sufrió una importante caída hasta el 38% influenciado por un contexto político inestable. Los últimos años, a pesar de los enfrentamientos que asolan Europa y Oriente Próximo, el tejido empresarial español ha sabido ver la luz en su futuro más cercano, marcando una tendencia alcista desde el segundo trimestre de 2022, que ha evolucionado desde el 36% al 64% actual.

La Unión Europea no parece contagiarse de esta tendencia liderada por Irlanda y España, y es que los datos indican que tan sólo la mitad de los empresarios del viejo continente se muestran optimistas con respecto al próximo año (53%). Unas expectativas alejadas también del sentir a nivel global, que alcanza un 66% gracias, muy en parte, al optimismo registrado en regiones como Latinoamérica (en el que 3 de cada 4 directivos confían en el futuro cercano) o APAC (que se convierte en la región con mejor tasa de optimismo con un 79%).

testimonial client avatar
˝A pesar de que en nuestro continente las diferentes disyuntivas políticas, económicas y energéticas están desgastando el optimismo de sus directivos, en España vemos como nuestros líderes empresariales han sabido adaptarse y aprovechar el viento de cola de este contexto, marcado por un crecimiento al alza de los datos de todas las instituciones que se refleja, por ejemplo, en la creación de empleo, que les ha llevado a registrar una cifra histórica de optimismo con respecto a los próximos 12 meses˝
Ramón Galcerán Presidente

 

La nota discordante la pone la inflación

Aunque el optimismo aumente entre el middle-market nacional, no todo es positivo. Y es que el aumento del IPC marca en gran medida el devenir de muchas compañías de nuestro país, dependientes de la capacidad de compra del conjunto de la sociedad. El aumento de la inflación, si bien se ha moderado desde el 10,2% registrado en julio de 2022, en la actualidad se encuentra en 3,4%, con una inflación subyacente del 3%. Esto ha llevado a muchas empresas a tener que elevar sus precios de venta debido al incremento de los costes de producción, que también podrían haber afectado a los márgenes de beneficios y a la capacidad de ahorro y de inversión de estas compañías. Estos datos distan de los registrados en la Unión Europea que, aunque ha sufrido un repunte de dos décimas con respecto a abril de 2024, se mantiene en el 2,5%. Aunque aún no ha alcanzado completamente el objetivo impuesto en el 2%, su sustancial descenso desde diciembre de 2023 señala una tendencia a la baja que se espera persista en los próximos meses.

Más de tres de cada cuatro directivos bancarios guardan grandes expectativas de cara al futuro (83%), 10 puntos por encima de los logrados en el último semestre de 2023. Este optimismo se refleja en las políticas adoptadas en los bancos centrales de las diferentes regiones. En el caso del Banco Central Europeo, redujo su tipo principal de refinanciación al 4,25%, el tipo marginal de crédito al 4,50% y el tipo de depósito al 3,75%. Este aumento de los tipos de interés ha facilitado el aumento de los márgenes de estas entidades financieras, que en 2023 batieron récords de beneficios. 

El 75% de los empresarios del sector tecnológico también se muestra confidente con respecto a los próximos 12 meses, impulsados sin duda por los significativos avances logrados en materia de Inteligencia Artificial. El informe Digital Decade 2023 desarrollado por la Comisión Europea señala que España es líder en conectividad y digitalización de las administraciones públicas. La apuesta del Estado por la digitalización como eje transformador de la sociedad y la economía, le ha llevado a desarrollar políticas para conseguir integrar a los ciudadanos en un entorno cada vez más digital, así como a apostar por tecnologías disruptivas como la IA, la computación cuántica o el lenguaje natural. 

Otros datos que parecen contagiarse del optimismo español

Bloque 3: Inversión

Aumenta las perspectivas de inversión entre los empresarios españoles

La intención de inversión entre los directivos de nuestro país ha crecido de manera exponencial. Nos adentramos en una etapa fuertemente marcada por los avances tecnológicos, y contar con tecnología, maquinaria o edificios adaptadas a estos nuevos medios puede suponer un paso adelante en el desarrollo de muchos negocios que podrán automatizar procesos, analizar gran cantidad de datos en menos tiempo, mejorar la experiencia del cliente, reducir errores humanos y, sobre todo, ahorrar muchos costes a las compañías.

Ante esta nueva ola, el middle-market español registra una apuesta clara de inversión: la tecnología. Sigue así la tendencia de la Unión Europea y a nivel Global, que también la han señalado como su prioridad para invertir en los próximos 12 meses. Las perspectivas de los líderes empresariales a nivel mundial son un claro reflejo de la revolución tecnológica en la que estamos inmersos, y que en el caso empresarial se evidencia en la productividad que estas nuevas tecnologías pueden aportar en las estrategias de las compañías de todo el mundo.

Dentro de esta apuesta tecnológica por parte de los empresarios españoles, hay que indicar también hacia dónde se están dirigiendo estas inversiones dentro del sector TIC. Los datos recogidos por el International Business Report de Grant Thornton señalan que un 41% de los directivos encuestados apostarán por la tecnología avanzada, un 41% lo hará en herramientas que les ayuden a aumentar la eficacia de sus procesos y un 40% apostará por herramientas de software destinadas a la ciberseguridad. Es precisamente este último apartado el que ha experimentado un mayor incremento entre las tendencias de inversión de los empresarios debido al aumento exponencial de peligros a los que se ven expuestos en su día a día. Tanto es así, que el Centro Criptológico Nacional registró en 2023 la cifra de 940.776 cibercrímenes en los últimos nueve meses, lo que supone un incremento del 21,5% respecto al año anterior.

Uno de los indicadores que han experimentado un importante aumento con respecto al último registro de 2023 es la inversión en edificios de nueva construcción. En concreto, ha aumentado 16 puntos, pasando de un 28% a un 44%. Esta subida se ha visto influenciada por dos factores: la deslocalización de las compañías de las áreas metropolitanas y la apuesta por edificios que cuenten con instalaciones que permitan una mayor tecnología. Tal y como explica Christian Longhi en su ensayo “Modeling structural change in the European metropolitan areas during the process of economic integration” (2014) “tras un periodo alcista que solemos denominar como “burbuja inmobiliaria”, la salida de las oficinas de grandes compañías a la periferia parece responder a una lógica empresarial de reducción de costes (incluidos los de oportunidad) y de búsqueda de fuentes de liquidez “rápidas”. Pero no a cualquier precio”.

Con respecto al alojamiento en edificios que posean instalaciones más adaptadas a las nuevas tecnologías, no solo estamos poniendo el foco en que cuenten con mayor tecnología (mayor capacidad de fibra, nuevos espacios interconectados…), sino que también cumplan con una demanda cada vez más instaurada dentro de las compañías: la sostenibilidad. Y es que, para las empresas, es primordial instalarse en edificios que les ayuden a cumplir con los requisitos de sostenibilidad impuestos desde la Unión Europea (bajos en emisiones de CO2, elaborado con materiales sostenibles, que permita un buen uso de la luz solar…). Se consideran smart buildings aquellas infraestructuras que, gracias al empleo de tecnologías de última generación, son capaces de optimizar su funcionamiento y racionalizar el uso de las instalaciones, así como de ofrecer una mejor experiencia a las personas (en términos de accesibilidad, comodidad, seguridad…). Según el estudio de Juniper Research, “Edificios inteligentes: oportunidades clave, clasificación de competidores y pronósticos de mercado 2022-2026”, en el año 2026 ya existirán en el mundo 115 millones de Smart buildings.

Otros aspectos en los que el empresariado medio español pretende invertir son: I+D (50%, 12 puntos por encima del trimestre español), formación para su personal (46%, 9 puntos por encima del último dato registrado en 2023) y maquinaria (40%, que es la que menor crecimiento ha experimentado con 2 puntos de subida con respecto al anterior informe). 

En esta nueva edición de nuestro informe International Business Report introducimos dos nuevas variantes que, en los últimos tiempos, están jugando un importante papel dentro de las estrategias de inversión de las compañías del middle-market: la marca y la sostenibilidad.

Debido a los últimos reglamentos publicados por parte de la Comisión Europea (CE) que complementa a la Directiva sobre Informes de Sostenibilidad Corporativa (CSRD), cada vez más empresas deberán tener en cuenta las Normas para la Elaboración de Informes de Sostenibilidad (ESRS) dentro de sus estrategias corporativas. 

Esta CSRD se aplicará a unas 50.000 entidades de manera escalonada para los ejercicios fiscales que comiencen a partir del 1 de enero de 2024. Inicialmente, para el ejercicio 2024 (a reportar a inicios del 2025), se aplicará a las entidades que ya informan con arreglo a la Directiva sobre información no financiera (NFRD). Las demás entidades que cumplan los criterios de alcance establecidos en la CSRD tendrán que informar a partir del ejercicio 2025 (a reportar a inicios del 2026), las PYME cotizadas a partir del ejercicio 2026 y las filiales de terceros países ubicadas en la UE entrarán en el ámbito de aplicación en el ejercicio 2028.

Por ello, según los datos obtenidos en nuestro International Business Report, el 48% de las empresas medianas españolas tiene perspectivas de invertir en sostenibilidad durante los próximos 12 meses. 

Jose Manuel López, socio de Auditoría en Grant Thornton: “Los principales aspectos de esta nueva Directiva es que las compañías van a tener que establecer cuáles son sus impactos, riesgos y oportunidades en relación con la sostenibilidad, es decir sobre aspectos sociales, de medioambiente y de gobernanza. Y todo ello basado en un análisis de doble materialidad.

Para elaborar estos planes, las compañías deben tener un departamento, responsables y recursos destinados a la sostenibilidad (o contar con asesores y auditores externos), y diseñar un plan de actuación. El proceso es largo, por lo que, aunque, una empresa no tenga que elaborar el informe de sostenibilidad hasta 2026, hay que ponerse en marcha ya”.

Bloque 4: Barreras

¿Qué impide crecer al middle-market español?

Las barreras al crecimiento también parecen haberse contagiado del alto optimismo de los directivos en España. Por ello, aunque casi la mitad de los empresarios encuestados señala a la incertidumbre económica como la principal limitación para el desarrollo de su negocio, ha bajado 9 puntos con respecto al segundo semestre de 2023, pasando de un 58% a un 49%. Este nuevo dato se sitúa en mayor concordancia con los datos registrados en la Unión Europea que, aunque ha sufrido una leve subida de un punto, se coloca en un 48%. Los datos obtenidos por España y la Unión Europea mejoran los registros globales en el que más de la mitad (56%) de directivos siguen percibiéndola como un obstáculo clave.

Otra de las limitaciones que ha sufrido una importante bajada dentro del middle-market español es la relacionada con la regulación, que pasa de un 54% a un 44%, una tendencia que difiere con la visión de los directivos europeos, a los que parecen afectarle de manera más directa las regulaciones impuestas tanto desde sus gobiernos, como desde la Unión Europea, lo que ha llevado a un repunte de su perspectiva como barrera al crecimiento hasta el 49%.

Los inconvenientes relacionados con la captación y retención de talento también siguen patentes entre los lideres de las empresas medianas nacionales, en el que casi la mitad de los encuestados señalan (47%) que no poder contar con personal cualificados se impone como una de las principales barreras a la hora de desarrollar sus negocios. Según un estudio de la CEOE, 3 de cada 4 empresas no pueden cubrir sus vacantes al no poder encontrar profesionales con el perfil técnico determinado. El informe señala la escasez de talento como un problema general de todas las organizaciones, una dificultad clave que ha aumentado del 53% en 2023, al 78% en 2024, lo que se traduce en 25 puntos de subida.

Daniel Fernández, socio de Risk Advisory: “Para el empresariado español es muy positivo ver como decrecen las barreras para el óptimo desarrollo de su negocio, pero no podemos conformarnos. Aunque ya menos de la mitad consideran estos aspectos como una limitación clave, aún sigue siendo alto el porcentaje de directivos que sí tienen una percepción negativa con respecto a los mismos. La colaboración público-privada en aspectos clave como la regulación o el talento debe primar para que esta parte de los encuestados deje de percibirla de manera negativa”.

Barreras que sí han aumentado

No todo es positivo con respecto a la percepción de las barreras por parte de los empresarios encuestados. El indicador que ha sufrido una mayor subida es la relacionada con los costes laborales, que se incrementa 5 puntos, situándose en un 47%. Esta misma tendencia se repite a nivel europeo y global, donde los directivos también han señalado un aumento de las barreras relacionadas con este tipo de costes.

La escasez de la financiación para las empresas del middle-market también es uno de los principales obstáculos por parte de sus directivos. No es casualidad que tanto en España (41%), como en la Unión Europea (38%), haya aumentado tres y cuatro puntos respectivamente con respecto al trimestre anterior. Y es que, la subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo hasta el 4,25%, influyen de manera directa en el crecimiento de las organizaciones debido a la dificultad para obtener préstamos y en el aumento de los costes asociados a estos. Esta falta de acceso a capital y a buenas oportunidades de financiación suponen una gran limitación para las empresas que buscan expandirse y crecer.

Otra importante variante que los directivos españoles encuestados sienten como una limitación es el contexto geopolítico actual. Y es que, a pesar del optimismo predominante, el 46% considera que es una barrera para el desarrollo de su negocio. Los múltiples procesos electorales; en comunidades como Cataluña, País Vasco o Galicia; al Parlamento Europeo; o las elecciones estadounidenses programadas para el próximo mes de diciembre, sumado a los conflictos bélicos en suelo europeo y Oriente Próximo, han hecho crecer las preocupaciones de los directivos de nuestro país con respecto a la estabilidad geopolítica de occidente, y que afecta de manera directa a su negocio.