BLOG

REACH: Reglamento obligatorio para empresas que usen sustancias químicas

¿Su compañía fabrica, importa o utiliza productos químicos? Si es así, sepa que debe cumplir con el denominado REACH, el Reglamento Europeo de Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de Sustancias Químicas. Y sepa además que no tiene mucho tiempo para hacerlo, ya que el próximo 31 de mayo de 2018 concluye el plazo de registro legalmente establecido.

REACH impone obligaciones de información a cualquier compañía europea que use sustancias químicas, con independencia de la posición que ocupe este uso en la cadena de suministro y con el objeto de obtener información sobre las sustancias químicas que garantice la seguridad de las personas y del medioambiente. Teniendo en cuenta que las sustancias químicas están presentes en multitud de productos que utilizamos en nuestra vida diaria, las obligaciones REACH afectan a una amplia mayoría de empresas de la UE. Aun no siendo ni fabricante ni importador, muchas compañías utilizan productos químicos incluso sin darse cuenta, lo que obliga a analizar adecuadamente los procesos de producción para identificar la posible manipulación de productos químicos que haga a la organización sujeto de la normativa REACH. 

Fundamentalmente, las compañías que fabriquen, importen o utilicen productos químicos deben identificar las sustancias que manejan y suministrar información a la Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA) sobre sus propiedades y potenciales peligros, y sobre cómo utilizar las sustancias con seguridad y medidas de gestión del riesgo. El incumplimiento de estas obligaciones tiene consecuencias graves: bajo el principio no data no market se prohíbe la comercialización en la UE de productos que incluyan sustancias químicas no registradas.

El camino de REACH se inició en el año 2008 con sucesivos plazos para cumplir con la obligación información en función del volumen de producto manejado anualmente. Este último periodo de información iniciado en 2013 y fin el próximo 31 de mayo, obliga a aquellas compañías que manejen sustancias químicas con volúmenes anuales de entre 1 y 100 toneladas, lo que afectará principalmente a PYMES.

El proceso de identificación de sustancias y suministro de información a la ECHA puede ser lento y complejo. Con objeto de unificar información, rige el principio “una sustancia, un registro”, lo que obliga a las empresas a coordinar el registro de sustancias con otras entidades.

Según la ECHA, se esperan en 2018 más de 60.000 registros para aproximadamente 25.000 sustancias. Muchas compañías deben recabar ensayos técnicos para cumplir con los requisitos de información REACH, por lo que se prevé un considerable colapso de laboratorios de análisis químicos. La ECHA está barajando la ampliación de plazos de información en determinadas circunstancias si bien conviene iniciar el proceso de forma inmediata para evitar quedar fuera de los plazos el reglamento.

En definitiva, las obligaciones derivadas de REACH constituyen un nuevo episodio en el camino hacia la seguridad, información y transparencia que afecta a las compañías europeas. La enorme producción normativa y la creciente complejidad de este tipo de normas, eleva el riesgo de incumplimiento por parte de la empresa y obliga a extremar la precaución en los departamentos de cumplimiento normativo o compliance.

En Grant Thornton podemos asesorarle en el cumplimiento de las obligaciones REACH. Nuestro equipo de cumplimiento normativo está formado por un grupo multidisciplinar de profesionales, con amplia experiencia en el diseño e implementación de modelos de cumplimiento normativo en organizaciones de distintos tamaños y de diversos sectores de actividad.

Ignacio Ripol

Director de Mercantil

Barcelona Ignacio Ripol Director de Mercantil