El Socio Director de Financial Advisory de Grant Thornton, Fernando Beltrán, considera que la inversión en España en I+D tiene margen de mejora.

El socio de Fiscal, Germán Rodrigo, señala que las empresas investigadoras e inverosas deben aprovechar la oportunidad para beneficiarse fiscalmente considerando la futura tributación mínima.

Los socios han presentado el instrumento Impulso I+D de Grant Thornton en un webinar organizado junto a la Confederación Empresarial de Madrid y la Cámara de Comercio de Madrid.

np-20211117.jpg

La inversión en Investigación, Desarrollo e Innovación es considerada por los expertos una de las principales vías de competitividad del tejido empresarial español para enfrentarse a los retos dinámicos de la economía y en especial durante el proceso de recuperación del impacto del COVID-19. Los expertos de Grant Thornton han defendido hoy en un webinar organizado junto a la Confederación Empresarial de Madrid y la Cámara de Comercio de Madrid, que esta apuesta es una asignatura pendiente en la mediana empresa española.

El Socio Director de Financial Advisory de la Firma, Fernando Beltrán ha explicado que “la inversión en España en I+D tiene muchísimo recorrido de mejora. Es cierto que está creciendo, pero de manera tímida. Concretamente se invierte el 1,25% del PIB, muy lejos del Plan Estatal de 2017-2020 que marcaba un 2% del PIB y lejos de la inversión media de la UE, de 2,13%”.

Con el objetivo de dinamizar e impulsar la investigación científica y técnica y contribuir al desarrollo económico sostenible y al bienestar social, Grant Thornton ofrece el servicio Impulso I+D, también conocido como Tax Lease de I+D, que permite conectar a las empresas investigadoras que tengan un proyecto de I+D con empresas inversoras, comprometidas con el desarrollo de estas áreas en España. De este modo, ambas partes se benefician: las compañías investigadoras podrán obtener inversión externa al tiempo que las inversoras obtienen deducciones fiscales, a través de una Agrupación de Interés Económico.

El gerente de Advisory, Jacobo Nogueira, ha explicado que “en Grant Thornton identificamos proyectos de I+D de una empresa que quiere obtener financiación y transferimos esta titularidad a una empresa a través de una subcontratación. La empresa inversora aporta capital con un importe de hasta el 40% y adquiere una capacidad fiscal para aprovecharse de las deducciones fiscales”.

Los expertos recomiendan a las empresas investigadoras e inversoras aprovechar este mecanismo para beneficiarse mutuamente e impulsar la investigación y el desarrollo en España. El socio de Fiscal, Germán Rodrigo, ha indicado que “este instrumento tiene años de recorrido en España. Primero se empleó en las empresas navieras, más adelante en la industria del cine y por último en la I+D. Las empresas inversoras e investigadoras deben aprovechar esta oportunidad de beneficiarse fiscalmente y analizar su situación una vez se produzca la aprobación de la tributación mínima”.

En España se registran 13.600 compañías investigadoras, de las cuales unas 10.000 son PYMES. Los profesionales de la Firma explican que para beneficiarse de Impulso I+D, estas deben cumplir con el requisito de poseer un proyecto concreto, estrictamente relacionado con la I+D y con una apuesta tecnológica. Asimismo, puntualizan que en el desarrollo de este mecanismo la compañía investigadora mantendrá la propiedad intelectual.

Grant Thornton ofrece a sus clientes la gestión de todo el proceso, desde la creación del planteamiento de estructuración, creando un ecosistema de colaboración entre empresas inversoras e investigadoras, así como el asesoramiento integral en todos los puntos críticos del proceso de estructuración. El gerente de Advisory, Jorge García, explica que “en la Firma hacemos un análisis de todos los proyectos. Elaboramos un informe y preparamos documentación para enviar a una empresa de certificación independiente que evalúa el nivel de novedad del proyecto para verificar si es merecedora de la calificación I+D y si los recursos estimados son coherentes. A continuación, emite un informe técnico y presupuesto estimado que se remite al Ministerio de Ciencia e Innovación”.

Los expertos prevén que la I+D crezca en los próximos años. Según la última oleada del Global Business Pulse correspondiente al primer semestre del año, que refleja las respuestas de 400 directivos de empresas mid-market en España, el 39% de los empresarios cree que la inversión en I+D crecerá en los próximos 12 meses; 12 puntos más que a finales de 2020 y 3 puntos más que lo que se registra en Europa.