Nota de Prensa

Economías emergentes: los grandes eventos deportivos son fundamentales para atraer inver.....

La mayoría de las empresas de los mercados emergentes valoran la capacidad que tienen los grandes eventos deportivos para atraer inversiones hacia sus economías, mientras que en las economías desarrolladas los consideran menos importantes según el estudio International Business Report (IBR) realizado por Grant Thornton.

Con motivo de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, el IBR revela el nivel de importancia que otorgan las economías en desarrollo a los grandes eventos deportivos como medio de atracción a las inversiones extranjeras. En América Latina, casi tres cuartos (74%) de los directivos consideran que los grandes eventos deportivos son importantes a la hora de atraer inversión extranjera hacia sus economías, en este mismo sentido se manifiestan más de la mitad (54%) de los empresarios de los países BRIC. En contraposición se sitúan los directivos de las economías desarrolladas, que no consideran tan determinante este tipo de eventos como método para atraer la inversión. Un 42 % de las empresas de la Unión Europea y un 44% de las de Estados Unidos creen que los grandes eventos deportivos atraen la inversión, cayendo hasta un 36% si se analizan a las empresas de los países integrantes del G7.

José María Fernández, Socio Director de Grant Thornton en España, considera que es de sobra conocido el hecho de que “acoger en casa este tipo de eventos contribuye a la obtención de mejores resultados en el medallero, pero el estudio IBR muestra que además ayudan a los países anfitriones a obtener inversiones. Para las economías emergentes estos grandes eventos deportivos son como un gran escaparate para presentar y poner en el mercado todo aquello que pueden ofrecer a una audiencia masiva global. Para las economías más establecidas, los grandes eventos deportivos también representan una gran oportunidad, pero son vistos como un elemento más a añadir dentro del amplio espectro de opciones para atraer la inversión”.

“En muchas ocasiones las economías desarrolladas ya disponen de las infraestructuras necesarias para acoger este tipo de eventos (estadios, transporte, tecnología, etc.), por tanto la inversión destinada a construir infraestructuras es mucho más limitada en comparación con la que se precisa en mercados emergentescomo China y Brasil.”, apunta Fernández.

A pesar de todo, y a punto de que den comienzo las Olimpiadas de Londres 2012, las empresas en el Reino Unido se muestran más entusiastas que las del G7. El 61% manifiesta que los eventos deportivos son importantes para atraer la inversión mientras que el gobierno del Reino Unido anticipa que los Juegos Olímpicos aportarán 16.600 millones de euros de beneficio durante los próximos 4 años, de los cuales 6.000 millones procederán de la inversión extranjera directa.

Fernández considera que, para acoger un evento deportivo de tal envergadura es necesario “convencer al público y a las empresas de que los beneficios superarán los costes implícitos. Nuestro estudio apunta a que las economías desarrolladas tienen que trabajar mucho más duro que las economías emergentes cuando llega la hora de convencer, como ha ocurrido en el caso de la candidatura de Londres, donde la familia Olímpica ha tenido que hacer un gran esfuerzo para comunicar los beneficios asociados y el impacto futuro de los Juegos”.

El IBR también muestra que los directivos de las economías que recientemente han acogido, o van a acoger, grandes eventos deportivos son más optimistas sobre las inversiones que atraen estos eventos(a excepción de China, donde el legado que han dejado los Juegos de Pekín 2008 es dudoso). Los directivos de Brasil –país que acogerá los Juegos Olímpicos de 2016 y el Mundial de fútbol de 2014- tienen muchas expectativas depositadas en la capacidad de estos eventos para atraer inversiones (83%). Los empresarios en Polonia (82%) –sede de la Eurocopa de este año– y Sudáfrica (78%) –Mundial de 2010- se muestran también favorables.

Ampliar gráfico

Por si parte, las empresas españolas parecen recodar los beneficios que supusieron para la economía del país la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, un acontecimiento que no solo cambió la imagen de la ciudad sino que hoy en día sigue atrayendo turistas. El 71% de nuestros líderes empresariales consideran que los eventos deportivos favorecen la atracción de inversiones frente al 22% que no lo consideran un factor importante.

Más allá de los eventos deportivos, y a pesar de los recientes éxitos de nuestros deportistas, tan sólo un 15% de las empresas ven en estas victorias una oportunidad para sus negocios, ya sea promocionando la imagen del país en el exterior o mejorando el estado de ánimo de sus trabajadores, frente al 45% que lo considera poco o nada importante y el 39% que consideran que no tiene repercusión alguna sobre sus empresas.