Coronavirus

Gestión de la liquidez en momentos de incertidumbre

Sitúe la gestión de la liquidez (cash flow) y las previsiones en el centro de su plan de resiliencia, optimizando su agilidad y ayudándole a reaccionar ante los cambios inesperados.

La pandemia del coronavirus (COVID-19) ha provocado un parón profundo e inesperado en las empresas y negocios de todo el mundo. Independientemente del tamaño, el sector o la región, las caídas en la oferta, la demanda y la productividad están afectando a la liquidez, lo que repercute en que muchas compañías estén gravemente preocupadas por poder hacer frente a sus diferentes gastos. La situación actual cambia rápidamente y las organizaciones deben ser más ágiles que nunca. Sin embargo, durante esta crisis global muchas empresas han sabido demostrar su ingenio y su capacidad para reaccionar de manera eficiente ante la incertidumbre.

Si bien los países están adoptando diferentes enfoques para luchar contra la pandemia, en estos momentos es fundamental que la gestión de la liquidez esté a la vanguardia de los planes de resiliencia de las compañías. Tenga en cuenta las siguientes recomendaciones para mantener un flujo de caja sólido en estos tiempos de incertidumbre.

 

Organice la gestión de su liquidez a corto y medio plazo

La capacidad de evaluar la situación y adaptarse al cambio es posible a través de pronósticos de gestión de liquidez a corto plazo (Short Term Cash Flow). Ahora más que nunca, analizar los pronósticos puede ayudar a los equipos financieros a administrar la liquidez de los próximos días, semanas y meses. Además, esto puede ser de gran ayuda para detectar puntos críticos y un posible déficit de efectivo, proporcionándole una clara visión de cara a tomar las mejores decisiones en sus operaciones.

Los pronósticos de gestión de liquidez a corto plazo le ayudarán a identificar qué mejoras puede hacer respecto a la administración de su efectivo. Además, le serán de gran utilidad para saber qué acciones y decisiones debe tomar en función del entorno económico. También estos pronósticos a corto plazo le ayudarán a desarrollar otras herramientas, como paneles de advertencia temprana, los cuales pueden determinar los puntos de activación correctos para la toma de decisiones y proporcionarle el tiempo suficiente para poner en práctica su plan de acción.  

Los pronósticos de gestión de liquidez a corto plazo también le ayudarán en la planificación de su estrategia, anticipándole posibles medidas de mitigación en el caso de que su negocio experimente una caída repentina de la demanda.

Cabe destacar que la expectativa mínima para la mayoría de las empresas es un pronóstico de entre 12 y 14 semanas. Además, es aconsejable abarcar un trimestre completo para cubrir pagos significativos como el IVA, el impuesto de sociedades y los alquileres.

 

Use los pronósticos a la hora de negociar con sus stakeholders

Los pronósticos de gestión de liquidez también son una herramienta indispensable en estos momentos para renegociar con sus prestamistas y socios. Los bancos que estén considerando ampliar fondos a su empresa, no podrán apoyar a todos los negocios simultáneamente y al mismo nivel. Por ello, tener un plan claro, respaldado por previsiones financieras fiables, otorgará cierta tranquilidad a todas las partes interesados, mejorando sus posibilidades de acceder a la financiación necesaria.

Elaborar un pronóstico de gestión de liquidez a corto plazo puede ser un nuevo desafío para algunas compañías, y requiere un tipo diferente de organización del que las empresas estarían más familiarizadas en una situación normal.

Los pronósticos semanales necesitan tener en cuenta las tendencias y variaciones, a diferencia de los modelos mensuales. Por lo que será cada vez más difícil que su pronóstico semanal coincida con su pronóstico mensual.

Siempre hay un equilibrio entre el valor que se extraerá de los pronósticos y el trabajo que conlleva. En este sentido, es probable que las proyecciones semanales proporcionen la mejor información para su trabajo. Por otro lado, los pronósticos diarios pueden implicar mucho trabajo extra, sin mejorar la previsión. Establecer una plantilla y un método le permitirá avanzar y mejorar en este aspecto.  

 

Identifique dónde debe retener la liquidez

Al revisar y actualizar sus pronósticos con frecuencia, debe estar preparado para detectar dónde se encuentran los posibles riesgos financieros y las oportunidades para generar liquidez más rápidamente.

Establecer métodos efectivos de cobro de liquidez y ajustar las condiciones de pago, tanto a los proveedores como a los clientes, es fundamental para minimizar el impacto financiero. Además, es necesario aplicar ágilmente las nuevas condiciones y reaccionar rápido en áreas clave como ventas en línea o gestión de inventario. Durante una crisis como la que estamos viviendo actualmente, el deseo de trabajar rápidamente es más que razonable, y a veces muy necesario. Pero dedique el tiempo necesario para examinar qué impacto tendrán sus acciones a medio y largo plazo.

Hay una gran variedad de acciones que puede llevar a cabo. En lo que respecta a sus clientes y deudores, introduzca procesos de facturación y cobro más eficientes. También puede negociar con los clientes para que paguen anticipadamente o por adelantado ofreciéndoles un descuento u otras ventajas.

Con respecto a sus deudores, negocie, en la medida de lo posible, el aplazamiento del pago con los propietarios y los bancos. El Gobierno y las comunidades autónomas en estos momentos, y de forma escalonada, están apoyando proactivamente a las empresas e introduciendo permisos en su sistema de recaudación de impuestos. Debe explorar a fondo qué ventajas fiscales están disponibles para su negocio e investigar las subvenciones gubernamentales disponibles.

Es aconsejable sacar del negocio los costes directos e indirectos para proteger el flujo de liquidez, pero solo si esto le permite continuar a un nivel eficiente y rentable. Puede, por ejemplo, mover su liquidez inactiva desde las diferentes áreas de su negocio a su cuenta de capital.

Un pronóstico de liquidez sólido le permitirá evaluar sus prioridades y principales necesidades. Asegúrese de que sus proveedores, clientes y stakeholders están protegidos y respaldados. El consejo más prudente en medio de esta incertidumbre es simplificar su negocio donde más sentido tenga hacerlo. Debe de concentrarse en los productos más básicos y rentables de su organización, lo que puede significar que su negocio funcione de manera diferente, pero con un balance financiero más saludable y una base de clientes más segura.