Coronavirus

Covid-19: es hora de seguir innovando

La pandemia del COVID-19 ha demostrado que la tecnología y la innovación son los grandes aliados de las empresas y del sector sanitario en aras de frenar el avance del virus y mitigar su impacto negativo. Puede suponer un llamamientopara reinventarnos e innovar usando herramientas tecnológicas para salir de esta situación de forma más rápida y eficaz.

La aparición del COVID-19, ha dejado al descubierto carencias y ha creado nuevos problemas tanto al tejido empresarial como al sector público, en especial, al sector sanitario. Sin embargo, la tecnología y la innovación han demostrado que se pueden convertir en los grandes aliados para frenar el avance del virus y mitigar su impacto negativo.

Recurrir a la innovación puede ser la clave para derrotar a la pandemia mundialmente. Blockchain, aplicaciones móviles, Inteligencia Artificial o drones son sólo algunos ejemplos que se podrían emplear para mitigar el impacto del COVID-19. Blockchain podría mejorar la gestión del material sanitario garantizando su trazabilidad tanto en los hospitales como en la cadena logística. Aplicaciones móviles para evitar el colapso de los servicios de llamadas de emergencia y para geolocalizar a los enfermos podrían facilitar a su vez la aplicación de las medidas de control. El uso de Inteligencia Artificial para monitorizar la temperatura de los usuarios en puntos clave como estaciones de metro, tren y aeropuertos o drones para recordar a la gente que debe permanecer en sus casas, y para pulverizar desinfectante en zonas potencialmente afectadas, son solo algunas soluciones que ponen de manifiesto la importancia de la tecnología en la gestión de la pandemia.

Sin embargo, la contribución de la tecnología en una crisis de estas características no se limita únicamente al período de mayores dificultades, sino que, sus aportaciones también deben tenerse en cuenta a la hora de gestionar los efectos derivados de la pandemia.

En este sentido, la digitalización del sector empresarial sigue resultando una cuestión clave. Desde la necesidad de proporcionar plataformas de teletrabajo o posibilitar la celebración de juntas telemáticas, hasta la creación de apps para evitar avalanchas de solicitudes a determinadas ayudas surgidas para paliar los efectos de la crisis. Webs capaces de poner de manifiesto el nivel de afluencia a los supermercados o plataformas capaces de trazar el origen de una noticia falsa, son también ejemplos que ponen de manifiesto cómo la tecnología puede ser capaz de reducir algunos de los efectos colaterales de la pandemia.

Por otra parte, la revisión de los planes de ciberseguridad y capacidad de los sistemas IT de las empresas es otra de las consecuencias de esta crisis casi de obligado cumplimiento, especialmente en sectores como el bancario, donde el propio BCE ha señalado la necesidad de revisar los planes de continuidad de negocio considerando especialmente los riesgos asociados a una posible pandemia.

En Grant Thornton contamos con un departamento de Consultoría e Innovación capaz de aportar una visión 360º en cualquier proyecto de carácter tecnológico. Con técnicos especializados en digitalización, Big Data, Blockchain y otras nuevas tecnologías, pasando por expertos en negocio y estrategia o abogados especializados, nuestras soluciones tecnológicas se adaptan de manera constante tanto a las necesidades de cada cliente como al entorno cambiante que rodea al tejido empresarial. 

“En un ecosistema no todos nos conocemos, pero todos pertenecemos y todos nos necesitamos”.