NUEVO EQUIPO IMPULSO I+D DE GRANT THORNTON

Grant Thornton potenciará la captación de financiación para empresas innovadoras

Existen incentivos fiscales que permiten impulsar esta tipología de proyectos desde la financiación privada.

El impulso a la actividad investigadora y de innovación en España se sitúa como un pilar fundamental en la empresa.

La inversión en Investigación, Desarrollo e Innovación son fundamentales para enfrentarse a los grandes retos que presenta nuestra economía, tanto para las empresas como para la sociedad en general. Por este motivo, el impulso a la actividad investigadora y de innovación en España se ha situado como un pilar fundamental entre el tejido empresarial. Ante este escenario, el área de Financial Advisory de Grant Thornton ha creado el equipo Impulso I+D, cuyo objetivo pasa por conectar a compañías investigadoras que tienen un proyecto de I+D+i con empresas inversoras, comprometidas con el desarrollo de estas áreas en España y que quieren invertir en iniciativas con una marcada Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

Concretamente, desde Impulso I+D, se encargan de todo el proceso; desde la creación del planteamiento de estructuración, creando un ecosistema de colaboración entre empresas inversoras e investigadoras, así como el asesoramiento integral en todos los puntos críticos del proceso de estructuración (operativo, financiero, legal, fiscal, contable). Asimismo, se encarga de la certificación de proyectos con certificadoras acreditadas por ENAC, el seguimiento y gestión continuada de la operación de principio a fin, la intermediación y coordinación entre todas las partes implicadas, así como la gestión y minimización de riesgos asociados a la operación.

A este servicio concreto se refirió Fernando Beltrán, socio director de Financial Advisory de Grant Thornton en una jornada sobre Impulso I+D organizado por la Cámara de Comercio de Madrid. “El objetivo es contribuir a potenciar la actividad inversora dinamizando proyectos de investigación, desarrollo e innovación en un planteamiento basado en la inversión privada y en los incentivos fiscales asociados”, constató. Para este proceso, explicaba Beltrán, “contamos con partners como AVS Consulting que, con su dilatada experiencia, son capaces de analizar los proyectos de investigación elegidos para este planteamiento”.

Raúl Natividad, CEO de AVS Consulting y vicepresidente de la Comisión de I+D de la CEOE, aseguraba durante su intervención en esta misma jornada que “dinamizar la investigación y el desarrollo es totalmente necesario y necesitamos soluciones ad hoc que amplifiquen el espectro de aprovechamiento de las deducciones fiscales en este campo”.

Las empresas consideradas como posibles inversoras son de un espectro amplio, desde fondos, family offices, pero también universidades o fundaciones. Es decir, todas aquellas organizaciones que estén concienciadas con la RSC y que tienen un planteamiento interno para incentivar proyectos de I+D y de innovación con impacto social en España.

“Lo que buscamos desde Grant Thornton es que todos los inversores contribuyan en proyectos de investigación que tengan sentido para su negocio, segmentado los proyectos por sectores y ámbitos concretos”, explicó Beltrán durante la jornada en la Cámara de Comercio de Madrid.

 

Aplicación de la deducción fiscal en la apuesta por el I+D+i

Existen en España determinados incentivos fiscales a la inversión en I+D+i, así como instrumentos de financiación que permiten impulsar esta tipología de proyectos desde el punto de vista de la financiación privada, permitiendo a los inversores participar en el ecosistema empresarial español, impulsando proyectos pioneros y de alto grado de innovación. “La estructura de este instrumento permite dar los beneficios del mecenazgo a una compañía, pero amplificando la rentabilidad financiera o fiscal de ese lucro a empresas que quizás nunca podrían beneficiarse de las deducciones fiscales del I+D+i”, concretó el consultor Raúl Natividad durante la jornada.

El primer paso es la constitución de una Agrupación de Interés Económico (AIE) para poder identificar el proyecto de investigación y su presupuesto. “La empresa inversora recibe a cambio de su inyección de capital en la AIE un retorno a través de la declaración del impuesto sobre sociedades, mediante las bases imponibles y las deducciones que percibe”, explicó Fernando Beltrán. Las empresas investigadoras obtienen financiación a fondo perdido por hasta el 35% de su proyecto de I+D, sin necesidad de concurrencia competitiva ni avales o garantías.

En lo que se refiere a la deducción fiscal de esta herramienta, desde AVS Consulting matizan que se trata de una metodología de gestión de deducciones fiscales que tiene 17 años en España, que está totalmente consolidada y aceptada por la Agencia Tributaria y aplicada en muchos estados miembros de la Unión Europea, por lo que “proporciona seguridad y garantías”.