Nota de Prensa

La presencia de mujeres en puestos directivos en España cae a niveles de 2009

Las mujeres españolas, el 51% de los titulados superiores, ocupan el 21% de los cargos directivos, tres puntos menos que el año pasado. Este dato sitúa a España por debajo de la media mundial y de la UE.

Las mujeres desempeñan el 21% de los cargos directivos en empresas españolas de tamaño medio y grande (más de 100 empleados), pese a que suponen el 51% de los titulados superiores y el 44% de la fuerza laboral de nuestro país. Esta es la principal conclusión para España del estudio Women in Business, realizado por Grant Thornton, que analiza la presencia de la mujer en puestos de responsabilidad en 44 países que representan más del 80% de la economía mundial.

El porcentaje de mujeres directivas en España ha bajado tres puntos respecto el año pasado, cuando se sitúo en el 24%, y vuelve a los niveles de 2009. El dato de 2013 interrumpe la clara tendencia de incremento de mujeres en puestos directivos que se registraba en España desde la primera edición del estudio en 2004 y que coloca a nuestro país ligeramente por delante de Estados Unidos (20% de mujeres directivas) y Reino Unido (19%), pero por debajo de la media mundial (24%) y de la media en la Unión Europea (25%).

Continúa la tendencia, registrada en anteriores ediciones, a una mayor presencia de la mujer en puestos claves de las empresas de las economías emergentes y China encabeza el ranking con un 51% de puestos directivos ocupados por mujeres. Así el sudeste asiático alcanza una media de un 32% de mujeres directivas en sus empresas. Los países BRIC, con un 28%, superan un año más a los del G7, con una media del 21% en este indicador. En Europa, Polonia y los países Bálticos (Estonia, Letonia y Lituania), con porcentajes entre el 48 y el 40%, adelantan a las economías europeas tradicionales y se sitúan en los cinco primeros puestos del ranking mundial. En el extremo opuesto, y como ya viene siendo tradición, sigue apareciendo Japón, que con sólo un 7% de sus cargos directivos en manos de mujeres vuelve a cerrar el ranking.

Para Isabel Perea, Directora de Auditoría de Grant Thornton, "en los países emergentes, las altas tasas de crecimiento, que conllevan una gran demanda de profesionales cualificados, han ayudado a derribar los sin duda abundantes prejuicios y barreras a los que se enfrentan las mujeres, allanando su camino hasta la alta dirección. En cambio en economías tradicionales con porcentajes de crecimiento mucho menores e incluso en recesión, la situación está estancada y las oportunidades de promoción femenina escasean. El porcentaje de mujeres que ocupan un cargo directivo no es sólo un indicador del progreso de una sociedad, sino que se está convirtiendo también en un termómetro de la salud de su economía. Según la Unión Europea, si la media de empleo de las mujeres fuese similar a la de los hombres, el PIB de la Unión aumentaría en un 30%. Desperdiciar el talento de la mitad de la población tiene negativas consecuencias económicas”.

Empresas sin liderazgo femenino 
Al tiempo que desciende el porcentaje de mujeres en la dirección aumenta el porcentaje de empresas que no cuentan con ninguna mujer en su equipo directivo hasta alcanzar el 37%, cinco puntos más que el año pasado. La media en la eurozona se sitúa en el 35%.

El panorama retratado en el estudio de Grant Thornton se reproduce en las empresas del mercado continuo español: un 39% no cuenta con representación femenina en sus consejos de administración y la situación, en lugar de mejorar, ha empeorado drásticamente ya que el porcentaje se ha incrementado 15 puntos porcentuales desde el 24% registrado en 2012. Dentro de las empresas cotizadas, la situación es mejor si se analiza únicamente el IBEX 35 donde ese porcentaje baja al 12%. Sin embargo las mujeres siguen siendo sólo el 13% del total de miembros de consejos de administración en el selectivo español. El porcentaje es mucho menor en lo más alto de las cúpulas ejecutivas: en las 35 empresas del IBEX sólo hay una consejera delegada y dos presidentas.

En contra de las cuotas
Pese a la escasa eficacia de medidas voluntarias como las propuestas en el Código de Buen Gobierno para mejorar la representación de la mujer en compañías cotizadas, la mayoría de las empresas españolas, un 63%, se opone al establecimiento de cuotas obligatorias de presencia femenina en los consejos de administración. En la eurozona la media de los que rechazan este tipo de medidas es del 55%, con países como Alemania donde ese porcentaje sube al 66%. Es en los países emergentes donde estas políticas parecen contar con una mayor aceptación: en Turquía y China el apoyo supera el 70% yuna media del 60% de los empresarios latinoamericanos se muestra de acuerdo con el establecimiento de cuotas obligatorias.

En España, el rechazo de la regulación externa en esta materia no va acompañado por un esfuerzo en la autorregulación. Sólo el 5% de las empresas cuenta con planes específicos para incorporar o promover a mujeres a su cúpula directiva.

“Tanto en España como en otros países europeos que han apostado por la autoregulación y las recomendaciones no vinculantes, estas se están demostrando claramente insuficientes. La UE calcula que a este ritmo se tardarían al menos 40 años en alcanzar el equilibrio entre sexos en los consejos de administración de las grandes empresas europeas. Pero para cambiar esto hacen falta mucho más que cuotas. Es necesario un cambio social que aborde desde el reparto de tareas entre los sexos en el seno de la familia, hasta la adopción de horarios más racionales en las empresas y la enseñanza, pasando por las propias políticas de contratación y promoción que se aplican en las empresas”, comenta Perea que considera que “la presencia de mujeres en cargos con capacidad de decisión puede contribuir enormemente a estos cambios sociológicos de los que depende no sólo la igualdad sino buena parte del crecimiento sostenible en el futuro.”

Más directoras de recursos humanos que directoras generales 
La dirección de recursos humanos es la que cuenta con un mayor porcentaje de mujeres, un 29% en España. Le sigue de cerca la dirección financiera con un 27% de presencia femenina. Sin embargo, sólo un 14% de los puestos de dirección general (CEO) son desempeñados por mujeres, mientras que cargos como el de directora de ventas y el de directora de informática sólo cuentan con un 8 y un 4% de mujeres respectivamente.

Mayor flexibilidad laboral no equivale a mayor acceso a cargos directivos 
El porcentaje de empresas españolas que ofrecen algún tipo de medida de flexibilidad laboral (jornada reducida, horario flexible, teletrabajo, etc.) es del 64%, algo inferior a la media de la Eurozona (70%.) pero en línea con otros países como Italia (66%) o Francia (61%). Los países nórdicos son los que más fomentan la flexibilidad con Dinamarca, Finlandia y Noruega en torno al 90%. Por el contrario en los países emergentes este tipo de políticas se aplican en mucha menor medida con una media del 40% en los BRICs y países como Rusia y China entre los más reacios a las mismas.

“En general, las medidas de flexibilización no se relacionan con un mayor acceso de la mujer a cargos directivos. De hecho algunos de los países emergentes en los que menos se aplican estas medidas son también aquellos donde las empresas cuentan con mayores porcentajes de mujeres en su dirección”, comentaPerea, “las medidas de conciliación de la vida laboral y familiar favorecen la presencia de la mujer en el trabajo pero no necesariamente su acceso a puestos que se entienden como de dedicación completa. De hecho la flexibilización laboral puede resultar una trampa, ya que son mayoritariamente las mujeres y no los hombres quienes se acogen a ella y como consecuencia se refuerza el enfoque tradicional de las mujeres hacia el hogar y los hombres hacia el trabajo. Esto hace que se supedite la carrera profesional de la mujer a la del hombre, porque este se convierte en el principal sustento de la familia”.