Nota de Prensa

Las empresas de los países periféricos apuntan a un proceso de devaluación interna

Incapaces de devaluar sus propias monedas como medio para incrementar su competitividad, el último estudio International Business Report (IBR) publicado por Grant Thornton muestra que las economías europeas rescatadas o en riesgo de serlo parecen estar dirigiéndose a un proceso de devaluación interna iniciado desde las empresas.

Según el IBR, las medidas de austeridad y los bajos niveles de actividad económica están llevando a las empresas españolas, griegas e irlandesas a plantearse reducciones de salarios y precios que contrastan con los niveles de otras regiones. El objetivo de estos procesos de devaluación sería dar un impulso muy necesario a la competitividad de las empresas en estos países.

Menores precios de venta

Los últimos resultados del IBR ilustran una previsible caída de los precios de venta en las empresas de países periféricos. Las economías europeas rescatadas o en peligro de rescate serían las únicas en aplicar recortes en sus tarifas puesto que las empresas de la mayor parte del mundo prevén aumentar los precios de sus productos y servicios en los próximos 12 meses.

En España, Grecia e Irlanda, las empresas que prevén bajar los precios superan en 11 puntos a las que se plantean subirlos, lo que supone un aumento de ocho puntos respecto al balance del trimestre anterior. En España la diferencia se sitúa en 9 puntos a favor de una bajada de precios mientras que en Grecia e Irlanda alcanza los 18.

Salarios más Bajos

Además, en las economías periféricas de la Unión Europea apenas hay un 1% de negocios que estén considerando subir los salarios por encima de los niveles de inflación en los siguientes 12 meses.

De media, un 15% de empresas en España, Grecia e Irlanda reducirá salarios, y un 49% se plantea una congelación salarial. En comparación, solo una media del 2% de las empresas en todo el mundo espera bajar los salarios durante los siguientes 12 meses, con un 17% que incluso prevé aumentar los salarios por encima de los niveles de inflación.

En España sólo un 1% de los negocios ofrecerá un aumento salarial por encima de la inflación y un 11% se plantea reducirlos. La mayoría, un 46%, apuesta por la congelación salarial en los próximos meses. Con todo un 38% de nuestras empresas subirán los salarios en línea con la inflación.

Estos datos contrastan con los de las economías del BRIC (Brasil, Rusia, India y China), dónde el 73% de las empresas subirá las mensualidades acorde con los niveles de inflación, y un 19% los aumentará por encima de estos. En Norteamérica, los empresarios se sienten aún más generosos ya que el 85% considera aumentar las pagas, de los cuales, el 24% lo realizará por encima de la inflación. Incluso la media en la Unión Europea indica que más de la mitad de las empresas (un 54%) aumentará las pagas, de las cuales el 10% lo hará por encima de la inflación.

José María Fernández Ulloa, Socio Director de Grant Thornton en España, considera que “nuestro país está viviendo una situación dramática, con una tasa de desempleo cercana al 25% y unas medidas de austeridad que están siendo muy duras. Como consecuencia, estamos empezando a ver una devaluación interna que se produce cuando los bajos niveles de demanda obligan a bajar precios y salarios. Aunque será indudablemente doloroso, esta devaluación hará́ más competitivas a nuestras empresas a la hora de vender sus productos, tanto en el mercado interior como exterior. Esta reducción de precios, consecuencia de la aplicación de medidas de austeridad, ha ocurrido ya en los estados Bálticos, donde Letonia ha vuelto al camino del crecimiento y ha sido alabada recientemente por el Fondo Monetario Internacional".