Nota de Prensa

El estrés de los directivos españoles aumenta ante la dificultad de alcanzar los objetiv.....

Los directivos españoles son los segundos más estresados de la zona euro, sólo por detrás de Grecia. Los datos del estudio International Business Report realizado por Grant Thornton revelan que en España casi uno de cada cuatro directivos empresariales reconoce haber sufrido un estrés elevado o extremo durante el último trimestre de 2011. Además, un 37% siente que su nivel de estrés es más alto que hace un año.

Conseguir los objetivos es la principal causa de estrés

La principal causa de angustia para los ejecutivos españoles es la presión por alcanzar los objetivos empresariales, citada por un 52% de los encuestados. Le siguen en importancia los conflictos internos, que complican la vida en la empresa a un 15%. Son factores que comparten con la mayoría de directivos en los 39 países de todo el mundo en los que se ha realizado el estudio.

Formas de combatir el estrés

A la hora de combatir el estrés, el 71% de los directivos españoles encuentra una válvula de escape en el ejercicio y el deporte. Además, el ocio en casa y el entretenimiento fuera del hogar son vías para bajar el nivel de estrés en el 43% y el 42% de los casos, respectivamente. Las vacaciones se sitúan en cuarto lugar con un 39% de empresarios que esperan este periodo para dar esquinazo al estrés.

En este sentido los empresarios españoles refutan los tópicos al declarar que en 2011 disfrutaron de una media de 20 días de vacaciones al año (excluyendo fiestas y fines de semana) lo que supone un día menos que en 2010. Unas vacaciones más largas que las de griegos e irlandeses, (con 13 y 16 días respectivamente), pero más cortas que las de los alemanes, que durante el pasado año se tomaron 21 días, y los franceses, que tuvieron 23.

Los directivos más estresados del mundo

En cuanto al resto del mundo el ranking de estrés aparece dominado por países emergentes con Sudáfrica, Brasil, China, Perú y Tailandia en los primeros puestos aunque es Grecia la que lidera la tabla.

“Estamos viendo que el estrés afecta con más fuerza a los directivos de tres tipos de países: los que tienen que luchar con las dificultades de la crisis económica; los que han tenido que hacer frente a desastres naturales como Tailandia y Japón; y los que se enfrentan a la presión de las altas expectativas y el trepidante ritmo de cambio de las economías con altas tasas de crecimiento”, comenta Pablo González-Costea, director de Recursos Humanos de Grant Thornton en España.