Alcance global

Fiscal

Transparencia fiscal. Nos movemos por un mundo nuevo

El futuro de la transparencia fiscal expone a su empresa a riesgos que cambian las reglas del juego. Sin embargo, estos riesgos conllevan también oportunidades. ¿Cómo va a sortear su empresa los riesgos de la transparencia fiscal total? Y ¿cómo puede aprovechar las oportunidades resultantes?

Las cuestiones fiscales solían ser una cuestión principalmente privada entre la empresa y la autoridad tributaria en la que se divulgaba muy poca información, aparte de la incluida en el informe y las cuentas. En la actualidad, se está levantando el velo de la confidencialidad.

 

Riesgos fiscales que cambian las reglas del juego

Entre los riesgos fiscales se incluyen el sometimiento al escrutinio público y las sensibilidades relacionadas con la planificación tributaria que este conlleva. Asimismo, debe asegurarse de que se aplican las estrategias fiscales de forma coherente en toda la organización y de que sus sistemas son capaces de responder a las exigencias de evaluación fiscal en tiempo real.

Sin embargo, estos riesgos conllevan también oportunidades. Ofrecen la oportunidad de destacar su compromiso con el «más estricto cumplimiento de los reglas» así como su aportación a la sociedad a través de los impuestos que paga. 

En «Transparencia fiscal total» analizamos las tres palancas clave de este nuevo panorama fiscal más transparente y sensible.

1. Aumenta la información a revelar
Cada vez es mayor la presión pública y política sobre las autoridades tributarias para que estas erradiquen la evasión fiscal y la planificación fiscal agresiva (ya sea real o percibida). A consecuencia de ello, la relación con las empresas y la confidencialidad subyacente están dando paso a un enfoque más transparente y a un mayor grado de beligerancia por parte de la opinión pública. Este nuevo enfoque puede implicar de hecho la denuncia pública de las empresas que incumplan sus obligaciones tributarias.

2. Las autoridades tributarias comparten información cada vez con mayor libertad
El plan de acción «Erosión de la base imponible y traslado de beneficios» (BEPS) de la OCDE amplía el intercambio de información a través de los informes por país (informes CbC). Además, establece el intercambio obligatorio de información entre las autoridades tributarias en lo que respecta a las sentencias que puedan afectar al BEPS. 

A título individual, las autoridades tributarias también se están dotando de mecanismos más potentes para incorporar el intercambio de información nuevo o actualizado.

3. Las autoridades tributarias investigan en tiempo real
Las autoridades tributarias quieren más información y en menos tiempo. Esto conlleva una gran presión para los procedimientos de preparación y verificación de los equipos fiscales de las empresas. Asimismo, las autoridades están utilizando la información electrónica para identificar casos, realizar análisis de riesgos y seleccionar qué empresas investigar de una forma cada vez más rápida y eficaz. 

Las empresas solían dejar las declaraciones fiscales para el final, cuando habían cerrado el resto de análisis financieros. Ahora las autoridades tributarias empiezan a investigar la información ya desde los datos fuente.

 

Una nueva realidad 

Su empresa ya afronta una nueva realidad caracterizada por un mayor volumen de datos fiscales que son de dominio público y objeto de mayor atención. En adelante, creemos que va a aumentar el apetito del público por la transparencia fiscal, se exigirá la revelación de más información y plantearán preguntas más difíciles de contestar.