International Business Report

Las empresas españolas confían en su crecimiento en plena caída del optimismo mundial

El informe IBR de Grant Thornton –el principal estudio mundial sobre empresas del mid-market– ofrece una vez más un análisis clave del estado de salud del mercado mundial del mid-market. Los resultados del primer semestre de 2019 reflejan las opiniones de casi 5.000 empresas del mid-market de más de 30 países.

*Resultados netos – porcentaje de encuestados que prevé un aumento menos porcentaje que prevé una disminución.

El panorama general resulta preocupante. En comparación con el segundo semestre de 2018, el optimismo económico, las expectativas de ingresos y las expectativas de rentabilidad han disminuido a nivel mundial. Pero no todo son malas noticias. Sigue habiendo reductos que están consiguiendo buenos resultados en el mid-market. Una de estas áreas son las expectativas de exportación, que a pesar de la guerra comercial entre EE.UU. y China, se han mantenido sin cambios en todo el mundo. Algunas regiones también están resistiendo con fuerza, y en algunas de las más afectadas -como Asia Pacífico (APAC)- sigue habiendo signos de buena salud, sobre todo en los mercados emergentes.

En España, el optimismo de los empresarios se estanca y marca su nivel más bajo en seis años, pero las previsiones sobre sus negocios son todavía sólidas en comparación al resto del mundo, en que las expectativas de crecimiento en ingresos, beneficios y exportaciones han caído a niveles de 2016.

Si en la segunda mitad del 2018 el nivel de optimismo de los directivos españoles hacia la economía cayó 59 puntos hasta situarse en un 11%, en el primer semestre de 2019 solo ha bajado un punto, situándose en el 10%.

Si bien ese mal dato resulta sorprendente en base a los últimos datos económicos y previsiones de las principales instituciones, que demuestran que la economía española sigue manteniendo un notable dinamismo en 2019 en comparación con el resto de la zona euro, esa solidez sí se refleja en la confianza de los empresarios españoles en la buena evolución de sus negocios.

En concreto, 8 de cada 10 confían en mejorar o dar continuidad a sus ingresos actuales durante los próximos doce meses, la misma proporción espera que sus beneficios crezcan o se mantengan, y el 63% prevé también una buena evolución de sus exportaciones, aunque a la baja. En materia de empleo, sin embargo, solo un 18% de los encuestados planea ampliar su plantilla en los próximos meses –el peor dato desde 2014–, y el 39% tiene además la sensación de que falta mano de obra cualificada.

A continuación se incluyen las principales conclusiones del estudio a nivel mundial y regional:
El optimismo español se estanca a niveles de 2013 y crece la incertidumbre de los empresarios
  • La confianza empresarial española baja al 10% y la incertidumbre económica pasa del 46 al 49%.
  • El optimismo mundial ha caído a su nivel más bajo en tres años, con un optimismo neto del 32%, en comparación con el 39% neto registrado en el segundo semestre de 2018.
  • La incertidumbre económica sigue siendo elevada: el 46% de las empresas a nivel mundial la consideran una limitación para el crecimiento.
  • En Europa, el optimismo se ha mantenido en un buen nivel en comparación con la media mundial, experimentando tan solo un leve descenso en la UE hasta el 26% en el primer semestre frente al 28% del segundo semestre de 2018.
Las expectativas de crecimiento del mid-market español siguen siendo buenas mientras caen a nivel mundial
  • Los empresarios españoles siguen confiando en la buena evolución de sus negocios: un 83% prevé mantener o aumentar sus ingresos en los próximos 12 meses y un 84% confía en que sus beneficios tengan también una evolución plana o positiva.
  • En materia de empleo, en cambio, solo un 18% de los empresarios españoles prevé ampliar su plantilla, y el 39% echa en falta más mano de obra cualificada.
  • A nivel mundial, las expectativas en torno a ingresos, rentabilidad y empleo han caído en cambio a niveles de 2016.
  • En comparación con períodos anteriores, desciende el número de empresas que prevé subir los precios en los próximos 12 meses, lo cual coherente con el aumento del riesgo de debilidad de la inflación, sobre todo a medida que el crecimiento mundial se ralentiza.
Las expectativas de exportación en España caen por debajo de la media de la zona euro
  • Los riesgos externos hacen que las expectativas de exportación de los empresarios españoles hayan bajado un 50% con respecto a la media de
  • 2018: un descenso superior a la media de la zona euro.
    Solo un 63% de los encuestados en España prevé mantener o aumentar sus exportaciones en los próximos 12 meses.
  • Una cuarta parte de las empresas identifican los aranceles comerciales como una de las barreras externas más importantes de cara a la expansión internacional, pero el optimismo de las exportaciones resiste con fuerza a pesar de la desaceleración del crecimiento comercial. Disminuyen las expectativas de exportación en China, mientras que aumentan en EE.UU.
Descienden las previsiones de inversión en España, aunque el I+D mantiene su solidez
  • Como en el resto del mundo, las intenciones de inversión de los empresarios españoles parecen centrarse ahora en el I+D en lugar de en capital fijo; en concreto el 84% de los encuestados prevé mantener o aumentar sus inversiones en investigación y desarrollo.
  • En cambio, descienden las intenciones de los empresarios españoles de invertir en tecnología, nuevos edificios o plantas y maquinaria respecto a la segunda mitad de 2018, lo cual constituye un riesgo de cara a las perspectivas para los próximos 12 meses.
  • A nivel mundial y en líneas generales, las empresas están reduciendo sus inversiones en nuevas capacidades (nuevos edificios, instalaciones y maquinaria). El balance de empresas que tienen previsto aumentar el gasto de capital es el más bajo desde la crisis financiera mundial, lo cual posiblemente se deba a la creciente preocupación por la escasez de pedidos y al aumento de la incertidumbre.
  • Con el debilitamiento de la demanda, las empresas parecen estar canalizando sus inversiones hacia mejoras de calidad y no de cantidad. Las previsiones de inversión en I+D se muestran mucho más saludables y las intenciones de inversión en tecnología están demostrando su solidez, lo cual resulta especialmente relevante para los mercados emergentes — África, países emergentes APAC y Europa del Este.
Los empresarios españoles, cada vez más preocupados por la escasez de financiación
  • La escasez de financiación es una limitación cada vez mayor para las empresas españolas del mid-market, en línea con los datos europeos y globales: en concreto, el 30% de los empresarios españoles lo consideran un contratiempo grave o muy grave para su expansión.
  • La escasez de financiación es también una limitación cada vez mayor para las empresas de todo el mundo desde el primer semestre de 2018, a medida que las condiciones de crédito se han deteriorado, sobre todo en Estados Unidos.
  • En una escala del 1 al 5 (siendo 5 "un obstáculo importante para el crecimiento" y 1 "no es un obstáculo para el crecimiento") más de un tercio de las empresas mundiales puntúan la escasez de financiación con un 4 ó 5.
  • La escasez de financiación es un problema especialmente sensible para las economías en desarrollo – los cinco países más afectados son Rusia, India, Tailandia, Argentina y Malasia.
Los niveles de optimismo en Europa se mantienen sólidos
  • El optimismo se ha mantenido con fuerza en Europa en comparación con la media mundial, cayendo ligeramente en la UE hasta el 26% en el primer semestre de 2019, frente al 28% del segundo semestre de 2018. Sin embargo, este ligero descenso se produce después de la fuerte caída (del 50%) registrada en el primer semestre de 2018.
  • Europa sigue viéndose limitada por la contracción del mercado laboral. El 43% de las empresas de la UE considera que la falta de trabajadores cualificados es una limitación. Esta tendencia es más evidente aún en la Europa desarrollada.
Norteamérica siguen siendo la región más optimista
  • Las empresas norteamericanas son las más optimistas con respecto a las perspectivas de crecimiento de su país: casi el 70% se identifican como "ligeramente" o "muy" optimistas.
  • Las expectativas de exportación durante los próximos 12 meses han mejorado en 6 puntos porcentuales hasta el 23% en el primer semestre de 2019 (en comparación el segundo semestre de 2018).
Continúa la amplia divergencia entre los países APAC emergentes y APAC desarrollados
  • En términos generales, el optimismo ha descendido en la región APAC, cayendo 8 puntos porcentuales desde el segundo semestre de 2018 y más de un 50% desde el primer semestre de 2018, si bien los países menos desarrollados siguen siendo los más resilientes. Las expectativas de crecimiento de ingresos y beneficios en el mid-market de la región ASEAN se han fortalecido y se encuentran ahora entre las más altas del mundo.
  • Las expectativas de crecimiento de las exportaciones en los países desarrollados APAC y en los países ASEAN son muy diferentes, lo que refleja su distinta exposición a la guerra comercial.
El optimismo cae con fuerza en Latinoamérica
  • El optimismo ha experimentado un fuerte descenso en Latinoamérica, cayendo 23 puntos porcentuales hasta el 23% neto de empresas que se muestran optimistas sobre las perspectivas económicas en el primer semestre de 2019, en comparación con el 46% neto del segundo semestre de 2018.
  • Esta tendencia refleja la considerable desaceleración registrada en toda la región, siendo México una de las escasas excepciones.