FISCAL

Blockchain: una tecnología para tributar en tiempo real

La cuestión ya no es si blockchain tendrá un efecto disruptivo sobre el sistema tributario, sino hasta dónde llegará, con qué rapidez lo hará y cómo asegurarse de que su empresa avance al mismo ritmo. Dejando de lado el ruido que se ha generado en torno a esta tecnología, ¿qué efecto tiene blockchain para su empresa en materia de gestión y cumplimiento tributario? ¿Cuáles son los principales riesgos y oportunidades? ¿Cómo puede empezar a prepararse para los cambios que se avecinan?

Calentando motores para la tecnología blockchain

En una economía cada vez más digitalizada, en la que casi todo se puede hacer desde un smartphone y en la que las transacciones son procesadas y analizadas en tiempo real, puede parecer que el sistema tributario se haya quedado atrapado en el mundo analógico.

La tecnología blockchain está destinada a desempeñar un papel clave en la digitalización de la tributación ofreciendo el “cableado” necesario para el mantenimiento de registros, la verificación y el intercambio de información en tiempo real. Los smart contracts o “contratos inteligentes” generados por blockchain y que se completan de forma automática también constituyen alternativas más rápidas y eficientes para evaluar y liquidar los pasivos tributarios.

¿Y ahora qué?

Hasta la fecha, la aplicación más destacada de la tecnología blockchain han sido las criptomonedas. No obstante, esta solo es una de sus muchas posibilidades. A una escala básica de tributación, podríamos ver un cumplimiento fiscal más rápido y barato al racionalizar los procesos y simplificar el almacenamiento e intercambio de datos. Pero eso no es todo. Además de hacer lo que ya se está haciendo de forma más eficaz, el uso de contratos inteligentes generados por blockchain ofrece grandes posibilidades para avanzar en la gestión fiscal – por ejemplo, con el pago instantáneo de los impuestos comerciales, del IVA o de los impuestos sobre bienes y servicios.

Ha captado el interés de las autoridades

Los gobiernos y las autoridades tributarias han mostrado un evidente interés por la tecnología blockchain como parte de una tendencia más amplia hacia la digitalización del sistema impositivo y el cálculo de los impuestos en tiempo real. El principal foco de atención inicial probablemente sea la fiscalidad indirecta, aunque se podrían activar otras áreas de la gestión tributaria, como los precios de transferencia a medida que se desarrollen redes de blockchain. Con el tiempo, esta tecnología podría convertirse en el principal medio de recaudación de impuestos.

¿Y en qué le afecta?

Para empezar, le ofrece grandes posibilidades para racionalizar procesos complejos y reducir la necesidad de intercambiar documentación repetitiva entre las partes. Y, sobre todo, puede aportar una mayor certidumbre a la gestión tributaria y de reducir el riesgo de litigios.

Superar los obstáculos

Los gobiernos están valorando la tecnología blockchain para simplificar y acelerar el pago de impuestos. Muchas grandes compañías están analizando cómo implantar esta tecnología en sus sistemas. Aunque no esté exenta de desafíos, la aplicación de blockchain también podría allanar el terreno para lograr una mayor digitalización de la tributación, una mayor certidumbre en la gestión fiscal y una integración más estrecha entre los impuestos, la oferta y las ventas.

 

Descargar PDF [ 136 kb ]