COVID-19

La Rueda de la Resiliencia: conozca cómo fortalecer su negocio

Todo parece indicar que nos acercamos hacia una recesión inevitable que afectará profundamente a los negocios. Por ello, las empresas españolas deben estar más preparadas que nunca para protegerse de las consecuencias económicas y sociales del COVID-19. Deben saber cómo reaccionar ante los desafíos del mercado, así como lidiar con el estrés de las circunstancias actuales.

IMAGEN La rueda de la resiliencia.png

Este artículo pretende establecer un marco de actuación de referencia para que las organizaciones sepan cómo reaccionar a los diferentes impactos y dificultades que se presentan ante la situación crítica que estamos viviendo estos días. Son consejos divididos en  cinco pasos de cara a gestionar los riesgos y planificar contingencias que ayuden a hacer frente a la incertidumbre que acecha a la gestión empresarial,

Administración de caja/efectivo – el problema más grande para los negocios

¿Tiene su empresa actualmente implantado un plan de actuación?

Sin un plan, alimentamos la incertidumbre. Las compañías deben analizar cada una de las posibilidades que tienen a su disposición para una correcta administración de sus negocios. Existen un gran número de acciones que pueden llevar a cabo, como, por ejemplo, analizar la posibilidad de solicitar aplazamientos en los pagos y concesiones similares con las autoridades fiscales. Es cierto que esta situación puede variar en cada jurisdicción, pero estamos viendo ejemplos de arrendadores y bancos que aceptan estas concesiones por un mínimo de tres meses y hasta seis meses.

¿Qué hago con el pago a acreedores? ¿Existen subvenciones?

Es importante que las organizaciones extiendan los pagos con los acreedores y procuren conseguir descuentos en los diferentes suministros. También es muy recomendable que las empresas indaguen en la posibilidad de optar a subvenciones gubernamentales, entendiendo cómo acceder a los programas de financiación disponibles.

Tener un plan sólido respaldado, da tranquilidad y claridad a las empresas y maximiza las oportunidades de acceder a la financiación necesaria.

Planificación de contingencias

¿Dónde están los puntos críticos en su organización?

Considere la posibilidad de acumular suministros esenciales (intente crear y mantener una reserva de emergencia de suministros críticos), y asegúrese de que se identifiquen fuentes alternativas. Además, es esencial para la correcta continuidad de los negocios establecer planes de apoyo al personal que les permita seguir trabajando. Revise fuentes alternativas de apoyo para suplementar la pérdida de funciones de apoyo operacionales. Es decir, identifique mecanismos alternativos de entrega, incluyendo acuerdos de almacenamiento, entrega diferida/producción, etc.

¿Debo suspender las operaciones y mi negocio?

Finalmente considere si parte (o la totalidad) de su negocio debe suspender sus operaciones, y las implicaciones que tiene esto en términos de desactivar equipos y lidiar con proyectos activos. En este caso, prepare los pasos, anuncios o recursos necesarios para implementar el plan en un corto plazo de tiempo.

Gestión de stakeholders.

¿Está estableciendo un plan proactivo para proteger su negocio?

Revise los puntos anteriores sobre la administración de efectivo y la necesidad de un plan sólido para presentar a sus stakeholders clave. Las compañías deben de ser proactivas en la interacción con las autoridades fiscales, sus fuentes de financiación, arrendadores y proveedores claves. De no ser así, corren el riesgo de perder apoyo financiero y de otro tipo si no crean con tiempo un plan de contingencia adecuado.

Personal

¿Qué puede hacer ante la falta de operaciones?

La mayoría de las empresas se están enfrentando a una baja parcial o total de sus operaciones. Esto probablemente durará como mínimo tres meses, y posiblemente hasta seis meses antes de que su negocio comience a reactivarse de nuevo. Por ello, las compañías necesitan entender el perfil de su fuerza laboral y ofrecer opciones de flexibilidad a sus empleados.

¿Tiene clara sus opciones en el ámbito Laboral?

En muchos casos las soluciones para la fuerza laboral se pueden negociar, y una gran parte de esto es el dialogo activo con las personas, los sindicatos y otros representantes de los empleados para explorar qué opciones se pueden adaptar para cada negocio. Las circunstancias actuales no tienen precedentes en nuestra vida laboral y todas las partes tendrán un interés especial para mantener vivos los negocios de los clientes y preservar el empleo.

Por lo tanto, la reducción de las horas, la reducción de las vacaciones, los turnos fraccionados y otras medidas pueden preservar la fuerza de trabajo durante un período de tiempo, pero también reducir la carga de efectivo a corto plazo.

Esto podría ser la diferencia entre la supervivencia de las empresas o el cierre de su negocio. Por ello, las organizaciones deben establecer una política clara para la ausencia de personal, anticipando la ausencia voluntaria y las situaciones en las que la gente está en cuarentena o enferma.

Establecimiento de un equipo de manejo de crisis

¿Tiene designado un comité o grupo de crisis?

Asegure que los departamentos o grupos claves están representados y reúnase frecuentemente para discutir y establecer prioridades. Siempre que sea posible, trate de anticipar el próximo problema. Si tiene recursos adicionales disponibles, asigne parte de su tiempo al grupo de “hot planning" que pueda reaccionar y encontrar soluciones a problemas individuales a medida que surjan sin involucrar a todo el equipo directivo. Comuníquese temprano, a menudo y de manera clara con el equipo. De esta manera es muy importante que las empresas establezcan un sistema de comunicación que pueda llegar al personal en casa o aislado. La falta de noticias sobre la situación de la compañía puede generar incertidumbre y preocupación en los equipos de trabajo.

Una vez analizados todos estos aspectos, ¿quiere saber si su empresa es resiliente en estos momentos? Póngase en contacto con nuestro equipo y le ayudaremos a desarrollar los planes de contingencia adecuados para enfrentarse al COVID-19.