Medidas ante el covid-19

El Gobierno establece una moratoria en las hipotecas para los parados por el Covid-19

No se planea extender la moratoria, al menos de momento, al pago de los alquileres. La medida beneficiará a las personas que hayan reducido sus ingresos o estén en situación de desempleo

El Gobierno aprobará en el Consejo de Ministros de este martes una moratoria en el pago de las hipotecas de la primera vivienda a las personas que hayan reducido sus ingresos o estén en situación de desempleo por el Covid-19, según ha podido saber este diario de fuentes del Gobierno de coalición. Se trata de una moratoria por un mes y con carácter prorrogable. En el caso del pago de los alquileres no habrá moratoria, al menos de momento, como sí han establecido otros países de nuestro entorno, aunque se paralizarán los desahucios. Esta medida, sobre la que había presionado Unidas Podemos durante los últimos días, incluiría también la prohibición de los desahucios y está encaminada a comenzar a construir lo que desde el partido morado denominan un "escudo social" para las familias, parados, trabajadores y autónomos que más se vean castigados por la crisis económica ante la pérdida de empleos o descenso de sus ingresos por cese de actividad.

Desde Unidas Podemos quieren priorizar así lo que llaman un "escudo social" para reducir lo máximo posible sus efectos sobre la población más vulnerable. Para ello, los de Pablo Iglesias redoblaron la presión sobre Pedro Sánchez durante los últimos días, con la disposición de llegar hasta el final a pesar de que las tensiones y polifonía en el seno del Ejecutivo en un escenario crítico como el actual podría ser contraproducente. Entienden que si no se garantiza ahora la protección a las clases trabajadoras y pequeños empresarios el Gobierno no estará a la altura de las circunstancias y no tendrá razón de ser.

"Se trata de que el estado de alarma sea un estado de alarma de un Gobierno progresista, con medidas socialdemócratas o ni siquiera eso, en línea con algunas iniciativas que ha aprobado incluso Angela Merkel", explicaban fuentes de la formación en referencia a la decisión alemana de conceder créditos sin límite para ayudar a las empresas afectadas. Anoche se mostraban optimistas sobre sus exigencias, que comparte también un sector del PSOE y que tenía en frente a la vicepresidenta de Asuntos Económicos Nadia Calviño y a la ministra de Hacienda María Jesús Montero, después de que varios países adoptasen medidas en la línea de sus peticiones. El último, Francia, que, según anunció anoche Enmanuel Macron, también aprobará moratorias en el pago de los alquileres e hipotecas, prohibirá el corte de suministros por impago e incrementará las ayudas a las pymes y autónomos afectados por la crisis.

El aplazamiento del pago de las cuotas y cotizaciones sociales, facilitar a los autónomos la prestación por cese de actividad, así como el acceso los ERTE, y utilizar créditos del ICO a tipos cero para financiar las empresas que mantengan los puestos de trabajo y afronten el pago de salarios y proveedores son otras de las medidas por las que abogan. La filosofía que defienden es que se debe aprender de la crisis de 2008 y anticiparse a sus consecuencias blindando los servicios sociales y haciendo frente a la paralización de la actividad económica y laboral con un fuerte gasto social.

Iglesias ya acudió al Consejo de Ministros del pasado sábado a defender "a muerte" en lo que cree su partido y "la propia esencia del programa de gobierno pactado. En esa posición está todo el espacio de Unidas Podemos", concluyen fuentes de la formación. Su objetivo, añaden, pasa por "evitar que las familias trabajadoras carguen sobre sus espaldas las consecuencias de la crisis".

En plenas negociaciones para la formación del Gobierno de coalición, un dirigente de Podemos respondía a este diario, ante la pregunta de qué harían si se presentase una recesión económica en línea con los indicadores de aquel momento que "nosotros no vamos a estar en el Gobierno para aplicar recortes o hacer políticas que no vayan en la dirección de proteger a la gente". En términos similares se expresaron después más miembros del partido. Ahora, esa máxima parece cobrar todo el sentido.

Desde Unidas Podemos seguirán presionando para que la moratoria se extienda a los alquileres y que también se prohíba el corte de suministros básicos, como luz y gas, por impago. Esta última es otra de las medidas que han adoptado ya otros países como es el caso de Francia. Las políticas monetarias expansivas "para afrontar estas medidas con garantías" son esenciales para Unidas Podemos, clamando por una suerte de 'new deal', y precisamente es en este punto en el que concentran las resistencias de Calviño y Montero ante el temor a un incremento notable de la deuda pública.

Con todo, los ministros morados seguían presionando hasta última hora de la noche de ayer para crear un fondo social extraordinario centrado en paliar los efectos de la crisis por el coronavirus entre los trabajadores y reforzar los servicios sociales de cara a garantizar la asistencia a los colectivos más vulnerables. Sobre la mesa se han puesto distintos mecanismos de financiación con cargo a Presupuestos, al ICO y al Fondo de Reserva de la Seguridad Social, además de permitir a los ayuntamientos utilizar el superávit en medidas de contención y asistencia social.