Crisis del coronavirus

El Gobierno blinda el Ibex ante inversores oportunistas de fuera de la UE

La volatilidad en los mercados financieros y las caídas de las empresas de la Bolsa española en las últimas jornadas ha dejado el precio de muchas cotizadas en mínimos históricos. Ante el temor a que esto pueda llevar a una especulación que haga que los inversores extranjeros adquieran elevadas participaciones de las empresas españolas y se hagan con su control, el Gobierno ha anunciado, como parte del parquete de medidas económicas aprobado este martes en el Consejo de Ministros, un blindaje de las firmas españolas ante los compradores provenientes del exterior de la zona euro.

"Hemos reformado normativa de inversión de empresas extranjeras para impedir que compañías de fuera de la UE aproveche la caída de las cotizaciones en Bolsa para tomar el control de empresas españolas", ha subrayado durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Las 10 mayores empresas del Ibex por capitalización, sin computar Aena –en la que el Estado controla el 51% y ya está blindada–, perdían hasta ayer y desde que comenzó la debacle el lunes 21 de febrero unos 170.000 millones de capitalización. Son Inditex, que perdía unos 38.000 millones de euros, Santander (-31.600 millones), Iberdrola (-19.200), BBVA (-19.300), Telefónica (-17.000 millones), Amadeus (-12.600 millones), IAG (-10.000 millones), Repsol (-8.700), Ferrovial (-8.000) y CaixaBank (-6.800). Las fortísimas caídas que todos estos valores experimentan en lo que va de año los ha dejado a precio de saldo.

Pese a la recuperación de hoy, muchos de estos grandes valores se habían colocado a tiro de opa. Santander valía menos de 34.000 millones (cuando llegó a capitalizar más de 100.000 millones allá por 2007), mientras que su gran rival quedaba por debajo de los 18.000 millones. Telefónica, la gran teleco española por excelencia, estaba a una valoración de menos de 20.000 millones de euros de valor. Igualmente, Inditex, pese a que el control de Amancio Ortega con casi un 60% blinda al grupo de una opa hostil, valía hasta ayer menos de 37.000 millones.

Pese a que solo están las palabras del presidente del Gobierno y falta leer la letra pequeña del decreto, se espera que, debido a las circunstancias excepcionales, los blindajes consistan en la necesidad de que el Ejecutivo conceda autorizaciones administrativas para que se compren determinadas compañías.

España busca evitar que las compañías extranjeras aprovechen la "caída coyuntural" del valor de las acciones de estas compañías "en esta situación de crisis económica y de extrema volatilidad los mercados financieros", ha declarado Sánchez.

Según establece el Real Decreto 664/1999 sobre inversiones exteriores, que adapta la normativa española a la europea, los inversores extranjeros pueden invertir libremente en las cotizadas españolas y solo deben notificarlo a la Dirección General de Comercio Internacional e Inversiones de la Secretaría de Estado de Comercio una vez se haya efectuado la operación.

Tras el anuncio de estas medidas, las subidas en Bolsa, que estaban siendo muy moderadas, se han impulsado hasta superar en algunos casos el 13%. El Ibex ha pasado de sumar un 1% a anotarse un 6%. Sin embargo, no ha sido así para todos los valores. El operador de la Bolsa española BME, pendiente de la opa de la suiza Six, cedía más de un 3% ante la posibilidad de que esta nueva normativa dificulte el proceso de adquisición. No obstante, las acciones de BME ya caían previamente ante los temores de que la situación actual retrase la autorización necesaria del Ministerio de Economía para que se efectue la operación.

Los desplomes en Bolsa de las últimas jornadas han llevado a grandes valores a mínimos históricos. En el sector bancario, por ejemplo, que ayer acumuló caídas superiores al 10%, de las ocho entidades cotizadas, cinco ya están en niveles nunca vistos: es el caso de CaixaBank, Bankia, Sabadell, Liberbank o Unicaja. Solo se salvan Santander, BBVA y Bankinter. Las dos primeras están en mínimos de 1996, mientras que los títulos de Bankinter se encuentran en niveles de 2013.

No obstante, las mayores caídas han ido a parar a las empresas más ligadas al turismo, al sector de recursos básicos y a la banca. IAG y Meliá encabezan las pérdidas con caídas del 63% y el 57% de su valor. Le sigue Arcelormittal, que ha cedido un 53% y ACS, muy expuesta al mercado italiano, que ha caido un 52%. Los bancos han perdido entre el 46% y el 50% de su valor en Bolsa, siendo el más perjudicado Banco Sabadell, que ha pasado de valer 5.000 millones de euros a 2.500 millones.