Una gran mayoría de empresas consultadas afirmó aplicar algún tipo de estrategia de promoción de la actividad física para sus trabajadores desde hace al menos dos años.

La encuesta ha sido una iniciativa del Círculo de Empresarios, Grant Thornton, Gympass y España se Mueve.

Este lunes ha sido presentado el “Informe sobre estrategias de promoción de actividad física en el entorno laboral”, una iniciativa de el Círculo de Empresarios, Grant Thornton, Gympass y el Instituto España se Mueve.

El objetivo de la investigación era analizar la situación en este ámbito y el papel que la actividad física tiene en el día a día de las personas en el ámbito laboral. Se trata de un estudio pionero en esta ma­teria, que trata de contribuir al desarrollo de un entorno laboral más saludable que redunde en una mejora del bienestar y de la productividad en las empresas españolas.

En la investigación han par­ticipado 35 empresas españo­las, de diversos sectores y al­gunas de ellas multinacionales, que en total suman más de 28.000 tra­bajadores. El trabajo técnico fue realizado por el Grupo de Investigación GENUD Toledo (Universidad de Castilla-La Mancha) dirigido por el Catedrático Ignacio Ara. Además, ha colaborado la Asociación Españo­la de directores de Recursos Humanos. Entre las principales conclusio­nes, destacan las si­guientes:

- Una gran ma­yoría de empresas consultadas afirmó aplicar algún tipo de estrategia de promo­ción de la actividad fí­sica para sus traba­jadores desde hace al menos dos años.

- De ellas, desta­can la participación de sus empleados en eventos deportivos o en charlas y talleres sobre esti­los de vida saludable, así como el facilitar el uso de instalacio­nes deportivas para desarrollar su actividad.

- En la gran mayoría de los casos, estas actividades eran competencia del departamen­to de Recursos Humanos, aun­que también se indicaron otros como el Financiero, el de Direc­ción General u otros destinados especí­ficamente a la Responsabilidad social corporativa.

 - El 41% de las empresas participantes afirmó no realizar ningún tipo de evaluación de las estrategias de fomento de la actividad física aplicadas en la entidad. Sin embargo, de entre aquellas que sí lo hacían, se uti­lizaban diferentes indicadores, como el número de participan­tes (22%), el tiempo de perma­nencia en dichas actividades (15%) o el nivel de demanda de los empleados (11%).

- En cuanto a los incentivos recibidos por parte de las ad­ministraciones públicas para su implementación, el 71% afirmó no recibir ninguno. Sin embar­go, más del 50% estaría inte­resada en recibirlos para poder implantar o mejorar la aplica­ción de estas estrategias.

- Sobre las barreras u obs­táculos encontrados, cerca de un 80% declaró no haberse encontrado ninguno. Por otro lado, una minoría de las empresas referenciaron falta de presu­puesto, de compromiso o de demanda de los trabajadores como los factores más habituales para su menor implemen­tación.

- En referencia al incremen­to de los niveles de inactividad física y sedentarismo asociado al aumento del teletrabajo por motivos sanitarios (COVID-19), una gran mayoría afirmó estar dispuesto a incorporar estrate­gias para el fomento de la acti­vidad física entre sus trabajado­res. Además, más de un 70% de las empresas expresó estar utilizando o estar dispuesto a implementar herramientas digi­tales que lo puedan facilitar, como se viene haciendo desde el comienzo de la pandemia.

Para Ignacio Ara, catedrá­tico de la Universidad de Cas­tilla-La Mancha y responsable del Grupo de investigación GE­NUD Toledo, “se trata de un in­teresante y necesario trabajo que presenta datos actualiza­dos sobre un ámbito de vital im­portancia y máxima actualidad. Las propias empresas detectan las necesidades futuras en re­lación a la promoción actividad física en el entorno laboral: in­tervenciones específicas para trabajadores mayores de 50 años que presentan un mayor riesgo de sufrir enfermedades crónicas, necesidad de contar con un profesional especialista en el ámbito (educador físico deportivo), contemplar estrate­gias de empresa para reducir el tiempo sedentario durante el trabajo o la gran predisposición para la implementación de pro­gramas específicos post-confi­namiento y de las herramien­tas digitales”.

El acto, que fue retrasmitido en streaming, ha sido inaugurado por Ramón Galcerán, presidente de Grant Thornton, quien aseguró que “este movimiento hacia una vida sana, hacia el sentirse bien, incluye diferentes factores, pero uno que es esencial, como muestra el Informe que hoy presentamos. Es la necesidad acentuada de hacer deporte”.

El presidente del Círculo de empresarios, Manuel Pérez-Sala, afirmó que “en la etapa postpademia tenemos que reforzar la prevención e impulsar una vida saludable mediante la alimentación y el ejercicio físico”. Además, añadió que “para impulsar la economía y nuestras empresas, es fundamental desarrollar un ambiente laboral saludable”.

Por su parte, Federico de Vicente, CEO de Gympass, comentó que "como sabemos que los empleados quieren sentirse apoyados en su bienestar y el 95% de las organizaciones sostienen el concepto de la promoción del bienestar dentro de la empresa, es hora de que las acciones coincidan con las palabras en la activación de programas de wellbeing".

El presidente de España se Mueve, Fernando Soria, señaló que “buscamos la creación de sinergias para impulsar la actividad física en la empresa. Difundir buenas prácticas contribuye a extenderlas e implantarlas en las compañías. La buena salud disminuye el absentismo laboral y mejora el rendimiento de los trabajadores“.

En la presentación también estuvo presente Theresa Zabell, quien expuso que “para que un trabajador rinda mejor, debe llevar una vida saludable. Cuanto más motivados estén los equipos de la empresa, más fácil será gestionarlos. El deporte es sinónimo de felicidad”. Terminó invitando a “cuidar de nuestro cuerpo, pero también del planeta en el que vivimos”.

Cerró el acto el socio director de Consultoría de Grant Thornton, Luis Pastor, quien significó que “las empresas tenemos la responsabilidad de fomentar la actividad física dentro de la organización. Es clave fomentar la colaboración público / privada en la promoción del deporte en el entorno laboral. Tenemos que apoyarnos además en la tecnología y el big data para medir con datos y promover soluciones eficaces”