El 5G y el desarrollo de la tecnología V2X serán determinantes para una conectividad que permitirá unir el coche al usuario y a la propia ciudad.

Sólo el 19% de las compañías logísticas en Europa utiliza herramientas para el análisis de datos, con las que, según la Comisión Europea, se lograría mejorar el 10% en la eficacia de la movilidad.

El sector de la automoción reclama medidas de apoyo urgentes para avanzar en su hoja de ruta de la innovación y nuevas tecnologías.

La hiperproximidad gana protagonismo en los nuevos diseños urbanísticos como una de las propuestas más ambiciosas para la reorganización de las ciudades post COVID-19.

 

La electrificación, el 5G y el desarrollo de la tecnología V2X (vehículo conectado al usuario y a la ciudad) son las tres palancas que permitirán la transformación de un sector que precisa de inversión en I+D y tecnología para alcanzar los objetivos del gran Pacto Verde que espera lograr la neutralidad climática en Europa para 2050. Así lo señala el informe II Observatorio de la Movilidad Sostenible de España, elaborado por Grant Thornton en colaboración con la Fundación Ibercaja y Mobility City, en el que desgranan las principales tendencias para evolucionar hacia una movilidad sostenible relacionadas con la tecnología, el medioambiente y nuevos hábitos de la población.

La movilidad será uno de los ejes transformadores de la economía española durante los próximos años, lo que demuestra que el Gobierno español haya destinado el 18% de los fondos europeos (más de 13.200 millones de euros) al impulso de la movilidad eléctrica, conectada y segura. En este contexto, y según recoge el Observatorio, los mayores avances vendrán de la mano de la automatización y analítica de datos, que permitirán detectar con precisión las necesidades de movilidad del usuario. El 5G y, particularmente, la tecnología V2X, serán determinantes para una conectividad que posibilitará que el vehículo esté unido tanto al usuario como a la propia ciudad. El II Observatorio de la Movilidad Sostenible también destaca el importante papel que jugarán esta tecnología avanzada en la fabricación, ya que su aplicación proporcionará una cadena de producción un 30% más rápida y un 25% más eficiente que la actual.

“La mayor expresión de los cambios que experimentará el sector en el corto plazo los veremos en el terreno de las soluciones de movilidad. El mayor despliegue vendrá por el lado del usuario. También veremos plataformas únicas de movilidad, como ya ocurre en Finlandia, que combinan modos de transporte públicos, privados y compartidos, para ofrecer soluciones multimodales, integradas y digitales, tanto para personas como para mercancías”, explica José Luis Rodrigo, Director General de la Fundación Ibercaja.

Los expertos sectoriales defienden una mayor inversión en I+D como una solución necesaria para el cambio productivo que permita avanzar en la industria 4.0.  Aunque las empresas del sector del transporte y la movilidad son conscientes de que el Big Data y la Inteligencia Artificial serán claves para su desarrollo y crecimiento, queda todavía mucho camino por recorrer en el conjunto de Europa. Sólo el 19% de las compañías europeas del sector de la logística y transporte se sirve de herramientas para el análisis de datos en la actualidad, una solución que, según la Comisión Europea, lograría mejorar el 10% en la eficacia de la movilidad y ahorrar hasta 100.000 millones de euros.

La seguridad también se ha visto beneficiada por el impulso tecnológico. Los sistemas avanzados de asistencia a la conducción, conocidos como ADAS o la conducción conectada y automatizada son, según Mar García Ramos, Socia de Automoción y Movilidad de Grant Thornton, “tecnologías clave del futuro que pueden contribuir a una mayor seguridad vial y eficiencia en todo el mundo”. Asimismo, los especialistas ponen énfasis en la protección de ciberataques en el ecosistema de ciudad y usuarios conectados.

 

El desarrollo de vehículo eléctrico como prioridad de futuro

El desarrollo del vehículo eléctrico es otro de los negocios a los que mayor capacidad de crecimiento futuro otorgan los expertos. El II Observatorio de la Movilidad señala que España cuenta ahora mismo con un buen punto de partida para su desarrollo, pero que faltan todavía elementos que permitan vertebrar la cadena de valor, principalmente en lo relacionado con la producción de baterías eléctricas.

Como apunta el Observatorio, la mayoría de los consumidores considerarían adquirir un vehículo eléctrico para 2024, pero los compradores creen que no será hasta 2030 cuando la mayoría de los coches nuevos comprados sean eléctricos.

Como explica Mar García Ramos “el desarrollo del vehículo eléctrico debe ser afrontado con el esfuerzo de todo el sector y el Gobierno. Uno de los objetivos primordiales es que se logre poner en marcha en España todos los elementos de la cadena de valor para que el coche eléctrico se visto como una realidad más que como una aspiración”.

La matriculación eléctrica muestra por su parte un crecimiento paulatino, aunque no al ritmo esperado. Los obstáculos más importantes para su desarrollo tienen que ver todavía con el precio de compra, el tiempo que se tarda en cargar batería, duración de batería, disponibilidad de infraestructuras de carga y elección del vehículo. Desafíos que, según representantes del sector, las empresas y la Administración Pública deben resolver con insistencia para lograr que en 2050 todo el sistema eléctrico sea 100% renovable.

 

Apoyo urgente para la recuperación del sector de la automoción

En España, los directivos de la automoción, cuya opinión recoge extensamente el informe, consideran que para lograr la recuperación, la Administración Pública y el Gobierno deben destinar mayores esfuerzos a un sector que representa un 10% del PIB nacional y el 9% de empleo del país. El apoyo a las redes de distribución, concesionarios y talleres resulta a su juicio esencial para asegurar las ventas y seguir manteniendo la apuesta por la tecnología real.

Una recuperación que ha quedado comprometida en los Planes de Recuperación, Transformación y Resiliencia presentados, gracias a una inversión de más 13.000 millones de euros hasta 2023. “La inyección presupuestaria destinada al sector de la movilidad sostenible y el coche eléctrico muestra su importancia vertebradora en el conjunto del país. Para acometer de forma óptima esa transformación, se hace necesario impulsar decididamente una adecuada colaboración pública-privada, de manera que todos los agentes, privados y públicos, medianos y grandes, estén en disposición de aportar su mejor know-how. La nueva movilidad se está construyendo desde la colaboración y las sinergias”, explica José Luis Rodrigo. 

 

La hiperproximidad definirá los nuevos hábitos de movilidad en las ciudades

Las restricciones y el distanciamiento físico por el COVI D-19 han favorecido, según las voces expertas del estudio de Fundación Ibercaja y Grant Thornton, que gane un mayor protagonismo en los nuevos diseños urbanísticos la hiperproximidad. Un fenómeno orientado a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos aumentando rutas de distancias cortas para acceder a los puntos más habituales de los ciudadanos (casa, trabajo, compra, hospitales, …). Una de las propuestas consideradas en el informe como más ambiciosas para la reorganización de las ciudades es Ciudad de los 15 minutos.

Entre los principales desarrollos que apuntan al crecimiento de la hiperproximidad, destacan una consolidación de servicios relacionados con el uso compartido de vehículos como: carpooling, carsharing, motosahring, bikesharing, VTC Ride Hailing, entre otros. El carsharing ya cuenta con 400.000 usuarios en España, con Madrid como la segunda ciudad de Europa con más coches compartidos circulando.

El usuario tipo de estos servicios se muestra a su vez en constante evolución. Entre la población millenials, 4 de cada 5 personas aseguran que prefieren el uso de servicios de movilidad compartida frente a la compra de un vehículo propio. Una tendencia comienza a acentuarse también entre los consumidores mayores de 40 años.

Para Mar García Ramos, “las generaciones más jóvenes son las impulsoras de estas nuevas tendencias, muy vinculadas al acceso de información en tiempo real y a la inmediatez. No estamos hablando de una moda ni de una tendencia puntual. Se ha inaugurado, estrictamente, un nuevo modelo de movilidad que ha llegado para quedarse”.