Nota de Prensa

Comunicación e integridad: las cualidades de liderazgo más apreciadas por los directivo.....

La capacidad para comunicar, la integridad y la confianza en uno mismo son, para los directivos españoles, las tres cualidades más importantes del líder empresarial según el estudio Business Leadership de Grant Thornton que analiza los estilos de liderazgo en empresas medianas y grandes de 45 países.

Preguntados por los atributos que consideran más importantes, un 96% de los directivos empresariales señaló la capacidad de comunicación, un 94% la integridad y un 91% la confianza en uno mismo. Aspectos como el tener una actitud positiva (90%) o la capacidad de delegar (86%) obtuvieron también una alta valoración.

Entre las cualidades que generaron menos consenso están la creatividad, considerada importante por un 65% de nuestros directivos, la intuición (62%) y el sentido del humor que sólo fue considerado relevante por el 26%.

Para Pablo González-Costea, director de recursos humanos de Grant Thornton en España, “estos resultados sitúan el estilo predominante en nuestras empresas en lo que podríamos llamar liderazgo tradicional, en línea con el resto de las economías desarrolladas. Se trata de una combinación de cualidades funcionales y actitudes morales que se identifican con la seriedad y el rigor y que dejan en un segundo plano atributos considerados más ‘blandos’ como la creatividad, el humor o la intuición.”

Diferencias respecto al liderazgo europeo

Pese a que en líneas generales los resultados para España son similares a los del resto de países de la eurozona, el estudio señala algunas diferencias significativas con nuestros vecinos europeos. Así, un 70% de los directivos españoles considera la humildad como un atributo importante para el liderazgo, 26 puntos más que la media de la eurozona (44%) y 34 más que en Alemania. España también supera ampliamente la media de la eurozona en la apreciación de la capacidad de delegar (86%, 12 puntos más que la media) como cualidad importante del buen líder empresarial.

Por el contrario, un 46% de los directivos de la eurozona, y un 59% de los alemanes, consideran el sentido del humor como una cualidad importante frente a un 26% de los directivos españoles.

Cualidades de un buen líder

“Aunque los valores empresariales europeos son relativamente homogéneos, persisten diferencias culturales que se reflejan en los estilos de dirección. Un ejemplo es la humildad, que en nuestro país, y curiosamente también en Latinoamérica, adquiere una importancia mucho mayor para el liderazgo que en el resto de países occidentales”, comenta González-Costea.

Un liderazgo más moderno, y femenino, en los emergentes

El estudio señala diferencias sustanciales entre los estilos de dirección de las economías desarrolladas, más tradicionales, y los de los países emergentes, más abiertos a valorar cualidades como la creatividad, la intuición o la capacidad de delegar que podrían calificarse de “modernas”. Significativamente, otro estudio de Grant Thornton publicado recientemente mostraba una mayor presencia de mujeres en cargos directivos en los países emergentes que en los avanzados.

Pese a que emergentes y desarrollados comparten la valoración de la integridad, la actitud positiva y la comunicación como atributos fundamentales del buen liderazgo, nueve de cada diez directivos en el sudeste asiático y ocho de cada diez en Latinoamérica consideran también muy importante la creatividad frente a un 57% en la UE. Igualmente, la intuición es valorada por un 85% en el sureste asiático frente a sólo un 54% en la UE.

“Los países de sudeste asiático, que según nuestros datos son los que cuentan con una mayor presencia femenina en la dirección, son también los que más valoran atributos como la creatividad o la intuición. No se trata de una casualidad y es, sin duda, un aspecto que demuestra el valor empresarial de favorecer la diversidad de género en los cargos de responsabilidad”, subraya González-Costea, “estas economías tienen muy claro que no pueden prescindir ni del talento femenino ni de ciertas cualidades de liderazgo”.

El coaching: una herramienta de mejora poco utilizada en España

Sólo un 18% de los directivos españoles utiliza o ha utilizado los servicios de un coach para mejorar sus habilidades de dirección. Otro 17% no descarta utilizarlo en un futuro, mientras que la mayoría, un 64%, no considera que sea una opción relevante para el desarrollo de su negocio.

En este caso los países emergentes también superan a los desarrollados. Un 44% de los directivos del sudeste asiático y un 43% de los latinoamericanos han utilizado un coach frente a una media del 25% en la eurozona y del 35% en Norteamérica.

“Los países emergentes no se han limitado a copiar los estilos de dirección tradicionales sino que tratan de encontrar nuevas vías, un esfuerzo en el que coaching puede resultar muy útil. Son economías en constante reinvención y adaptación en las que son necesarias cualidades innovadoras. En España, y en el resto de economías desarrolladas, deberíamos plantearnos si el modelo tradicional de liderazgo no necesita mejoras y cambios, en un momento en el que afrontamos nuestra propia reinvención económica tras la crisis”, concluye Pablo González-Costea.