Nota de Prensa

El 81% de los empresarios españoles cree que el sistema fiscal perjudica la redistribuci.....

El 73% considera que la fiscalidad española deja fuera de la base tributaria a algunos actores económicos

La fiscalidad en España “perjudica la redistribución de la riqueza” y “deja fuera de la base tributaria a algunos actores económicos”, según el 81% y el 73% respectivamente de los líderes empresariales encuestados por Grant Thornton para su informe International Business Report. Por el contrario sólo un 8% considera que la legislación tributaria “grava a los contribuyentes adecuados en niveles correctos”, y un 18% que la fiscalidad actual está “orientada a estimular el crecimiento económico”.

Los empresarios españoles se muestran más críticos que el resto de sus colegas europeos. En la eurozona, la media de quienes consideran poco redistributiva la fiscalidad de sus países se sitúa en el 44% (81% en España). También son menos, un 49% frente al 73% en España, los que consideran que hay actores económicos que quedan fuera de la base tributaria. Por otro lado, sólo el 29% de los directivos españoles piensa que la legislación tributaria “facilita el cumplimiento de las obligaciones fiscales”, un porcentaje que sube al 43% de media en la eurozona.

Nuestras empresas se muestran divididas en cuanto a cuál debería ser la principal fuente de ingresos tributarios para el Estado. Un 43% considera que debería ser el IVA. Le sigue el 35% que propone el impuesto de sociedades. Sólo un 13% considera que el IRPF debería ser la pata fundamental del sistema tributario. La opinión de los líderes empresariales españoles contrasta con el reparto actual en el que los mayores ingresos derivan del IRPF, seguido, de lejos, por el IVA y con el impuesto de sociedades ocupando un papel comparativamente menos relevante desde el inicio de la crisis.

Para José María Fernández, director general de Grant Thornton en España, “el hecho de que la mayoría de los empresarios consideren la fiscalidad española como poco redistributiva y demasiado permisiva con algunos actores económicos resulta revelador. Pese a que la carga fiscal que se percibe es alta, somos uno de los países de la UE que menos recauda en tributos en proporción a su PIB y eso es síntoma de graves desequilibrios, y no sólo derivados de la crisis”.