Nota de Prensa

Las mujeres son el 51% de la población con estudios universitarios pero sólo ocupan el 2.....

Son el 45% de la población activa y el 51% de los españoles con estudios universitarios y de posgrado, pero según el International Business Report (IBR) de Grant Thornton, las mujeres sólo ocupan el 24% de los cargos directivos en las empresas españolas. Y, sin embargo, con este dato España se sitúa en la media europea (24%), supera la media mundial (21%) y está muy por delante de grandes potencias como Alemania (13%), Estados Unidos (17%) o Japón, país que cierra el ranking de presencia femenina en cargos ejecutivos con sólo un 5%.

El acceso de las mujeres españolas a cargos de responsabilidad en las empresas mejora dos puntos porcentuales respecto al año pasado y 10 puntos desde 2004, cuando sólo un 14% de los directivos eran mujeres. A pesar de este progreso, en España una de cada tres empresas, el 32%, no cuenta con ninguna mujer en su estructura directiva.

“Aunque estamos en la media europea, nos queda aún un largo camino para la igualdad efectiva, especialmente si comparamos la proporción de puestos directivos ocupados por mujeres con su representación entre la población con estudios universitarios, que desde hace unos años supera a la de los hombres”, comenta María José Lázaro, socia de Grant Thornton.

La reducida proporción de mujeres en los cargos de mayor responsabilidad y poder en empresas entre 100 y 500 trabajadores se repite igualmente en la baja presencia femenina en los consejos de administración de las empresas cotizadas españolas. A pesar de que el Código de Buen Gobierno recomienda a las empresas buscar “deliberadamente” mujeres que reúnan el perfil adecuado para incrementar la presencia femenina en la alta dirección y los Consejos de Administración, las mujeres suponen únicamente el 10% de los consejeros del mercado continuo y el 13% de los del IBEX 35. En las empresas cotizadas sólo 11 mujeres ocupan la cúpula directiva (presidente, vicepresidente, consejero delegado o consejero ejecutivo).

En el plano mundial los países emergentes superan a las economías maduras en la incorporación de la mujer a puestos de responsabilidad. En el grupo de países denominado BRIC (Brasil, Rusia, India y China) las mujeres ocupan el 26% de los puestos directivos mientras que en el G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia y Japón) ese porcentaje baja al 18%. Una media en la que tiene mucho peso la escasa presencia de la mujer en la dirección de las empresas de Estados Unidos (17%), Alemania (13%) y Japón (5%). El 34% de las empresas de todo el mundo no tiene ninguna mujer en su directiva.

Por regiones mundiales, el Sudeste Asiático, con un 32% de cargos directivos ocupados por mujeres, lidera el ranking, seguida por Europa con un 24%. Por detrás se sitúan Latinoamérica con un 22% de mujeres en las directivas de las empresas y Norteamérica (EE.UU. y Canadá) que sólo alcanza el 18% de mujeres directivas. La media mundial, que en 2009 estaba en el 24%, ha caído en 2012 al 21% y sólo Europa mejora cuatro puntos respecto a hace tres años.

“La suma de ritmos muy altos de crecimiento, necesidad de dos salarios para afrontar los gastos del hogar, escasez de personal cualificado y un mayor acceso de la mujer a la enseñanza universitaria ha favorecido sin duda la presencia femenina en puestos directivos en las economías emergentes”, comenta Gemma Soligó, socia de Grant Thornton. “A estos factores se ha sumado, además, la estructura de familia extensa característica aún de muchos países emergentes, que facilita el cuidado de los hijos por parte de los abuelos y otros familiares y permite a las madres contar con una alternativa económica y confiable para el cuidado de sus hijos”, añade Soligó. “Se trata de factores en su mayoría de carácter económico que explican niveles relativamente altos de presencia de la mujer en cargos directivos en algunos países que por tradición cultural nos choca que superen a las economías maduras”, concluye Soligó.

La jornada reducida favorece el trabajo femenino, pero no el acceso a la dirección
El estudio elaborado por Grant Thornton investiga también la relación entre las políticas de conciliación de la vida laboral y familiar (como la jornada reducida, el horario flexible o el teletrabajo) y la presencia de mujeres ejecutivas. Los países más avanzados en este tipo de políticas son los nórdicos con un 85% de empresas que las aplican. Por el contrario las economías emergentes muestran un menor avance en conciliación con países como China, Taiwán o Malasia en los que menos de un tercio de las empresas ofrece medidas de flexibilidad laboral.

España, donde un 63% de las empresas declara aplicar algún tipo de medida de conciliación de la vida laboral y familiar, se sitúa en la media de la Eurozona, también en el 63%, y por encima de una media mundial del 52%.

Para Isabel Perea, directora en Grant Thornton, “existen multitud de factores, tanto legislativos como culturales o demográficos, que interactúan de cara al acceso de la mujer a los cargos directivos y el resultado es que países dentro de un mismo ámbito económico o regional pueden presentar datos muy distintos. En cualquier caso, no se aprecia una correlación entre la presencia de la mujer en cargos directivos y la aplicación de medidas de conciliación en las empresas. Mientras la flexibilidad horaria puede resultar muy favorable para que la mujer continúe trabajando una vez que tiene hijos, puede también disuadir a algunas empresas a la hora de promocionar a las mujeres para unos puestos directivos planteados como de dedicación completa y disponibilidad permanente”.

En el ámbito europeo hay países como Alemania, Holanda o Dinamarca con altísimos niveles de jornada reducida, flexibilidad horaria y teletrabajo y muy bajo acceso de mujeres a puestos directivos. Por el contrario, en el caso de Rusia, tan sólo el 43% de las empresas ofrecen medidas de flexibilización y es el primer país del mundo por porcentaje de mujeres en la dirección (46%), debido en parte a las políticas de igualdad de oportunidades en la antigua Unión Soviética y en parte a la propia demografía, ya que en Rusia hay 1,2 mujeres por cada hombre.

“El problema es que existe una asimetría en el aprovechamiento de las medidas de flexibilización y son las mujeres quienes se acogen mayoritariamente a ellas. Por ejemplo, en Alemania 1 de cada 3 mujeres trabaja a tiempo parcial y tan sólo 1 de cada 16 hombres. Resulta que a los treinta y cuarenta, mientras la madre carga con el peso del cuidado de los hijos, los hombres siguen haciendo carrera. Como además las jornadas reducidas van acompañadas de sueldos más bajos, se aumenta la brecha salarial entre los cónyuges y en el mercado laboral en su conjunto”, opina Isabel Perea.

Directoras financieras y de recursos humanos son los puestos directivos más habituales entre mujeres 
En el mundo, el 9% de las mujeres que han llegado a la dirección ocupa el cargo de directora general de su empresa, el 26% el cargo de directora financiera y el 21% directora de recursos humanos. Las áreas financiera y de recursos humanos son también las más frecuentes para las mujeres directivas españolas, con un 25% y un 21% respectivamente.

Los sectores de actividad que cuentan con mayor presencia femenina en la directiva son: educación, servicios sociales y personales, con un 38% de representación femenina en el equipo directivo; sanitario, con un 35%; y hostelería con un 32%.