Así se obtiene el Pulso en España: una media entre Perspectivas y Barreras

En Grant Thornton llevamos más de diez años preguntando a empresas medianas de entre 50 y 500 empleados qué factores impulsarán sus compañías (Perspectivas de Negocio) y cuáles dificultarán su crecimiento (Barreras) en los próximos 12 meses. Con esta información, los analistas de Oxford Economics han creado un índice que mide la salud de la mediana empresa española semestre a semestre, en una escala de +50 (escenario perfecto) a -50 (escenario grave).

El Pulso de Grant Thornton ofrece una información enormemente valiosa sobre la coyuntura de la mediana empresa. Presenta una fuerte correlación con el crecimiento del PIB real en todo el mundo y con el Global Composite PMI Index de JP Morgan, lo que pone en valor la contribución del mid-market español al crecimiento económico real. Puedes acceder a la metodología pinchando aquí.

Continúa hacia abajo para conocer en detalle todos los datos del primer semestre de 2021.

Pulso Mediana empresa Espanola.gif

La empresa mediana española prevé un escenario con más oportunidades que barreras

Las expectativas de crecimiento de negocio se disparan en el primer semestre del año gracias al aumento exponencial del nivel de optimismo, las previsiones de ingresos y beneficios y la apuesta por la inversión.

La empresa mediana española contempla un escenario de buenas expectativas para los próximos 12 meses e inaugura así una fase de recuperación de sus perspectivas tras la crisis del COVID-19. El efectivo proceso de vacunación a la población o la aprobación de los Fondos Europeos, noticias que han protagonizado el primer semestre de 2021, han impulsado la confianza de los empresarios en España después de un complejo periodo de incertidumbre económica. 

La salud del mid-market español se recupera de manera relevante. Por primera vez desde el segundo semestre de 2018, obtiene un diagnóstico positivo y registra un mejor índice que la media del resto de países de Europa (0,1), Asia (-1,8) y a nivel global (-3,6). Un escenario alentador para el tejido empresarial español que se siente muy esperanzado a nivel internacional. La única región que obtiene una mayor puntuación es Latinoamérica con 5,5 puntos.

El Pulso de la Mediana Empresa de Grant Thornton, que calcula la salud de las empresas medianas a partir de las perspectivas y barreras para el crecimiento percibidas por 10.000 ejecutivos de 29 países, 400 de ellos en España, dibuja un panorama esperanzador para los empresarios, con más oportunidades de negocio que obstáculos. El índice en España se sitúa en 1,3 (13 puntos más que en el segundo semestre de 2021); un nivel de salud que mejora incluso el registrado justo antes de la irrupción de la pandemia.

ramon_galceran.jpgSegún Ramón Galcerán, presidente de Grant Thornton en España, “las empresas mid-market en España han recuperado con fuerza la confianza después del COVID-19 y prevén un escenario lleno de oportunidades, idóneo para el crecimiento y la competitividad. La empresa mediana española inicia una etapa prometedora de altas expectativas”.   

Al contrario que en la anterior oleada, la salud de la empresa mediana española es mayor que en el exterior, donde también se registran crecimientos. En Europa obtiene un índice de 0,1 (6,5 puntos más que en el segundo semestre de 2020) y a nivel global, de 0,2 (3,8 más).

Factores de la recuperación en el primer semestre de 2021

El Pulso de Grant Thornton muestra los principales factores que condicionan las previsiones de crecimiento de las empresas medianas. En España se observa una importante mejora de las perspectivas de negocio gracias, en primer lugar, al nivel de optimismo, que se dispara después de un año marcado por el impacto del coronavirus. Obtiene 60,3 puntos (31,2 más que en el segundo semestre de 2020 y 36,4 puntos más que hace un año). Es la variable que más crece en el Pulso en España con una variación que contrasta notablemente con el resto de las subidas registradas.

A pesar del considerable crecimiento, es una nota inferior a la que se observa en Europa (62,7) y a nivel global (69,5). Un resultado que puede tener su lectura en uno de los mayores interrogantes de la economía nacional: la evolución del sector turístico y sector servicios que representa más de un 10% del PIB de España y que hoy, pese a la recuperación generalizada, avanza de manera más moderada que otros servicios.

Carlos Gonzalez Luis.jpgPara Carlos González Luis, Socio de Consultoría de Sector Público de Grant Thornton, “la inyección de los Fondos Europeos que ha aprobado Bruselas para España seguramente marque un punto de inflexión en las empresas españolas y, especialmente, en las del sector turístico y sector servicios, con tanto peso en nuestro país. Estos fondos públicos, la progresiva retirada de las restricciones por el COVID-19 y el restablecimiento de la normalidad en la mayoría de las empresas que han afrontado ERTEs, contribuirán a seguir consolidando un nivel de optimismo similar a la Unión Europea y a la media global”.

Los otros dos factores que han estimulado la salud de la mediana empresa española es la previsión de la coyuntura, basada en las expectativas de los resultados, evolución de los precios y confianza en las exportaciones, que aumenta 15,7 hasta los 47 puntos y las previsiones de inversiones, que mejoran sobre todo en materia de productividad, que anota un crecimiento de 11,1 puntos hasta alcanzar los 37.

Principales datos del Pulso

El Pulso de la Empresa mediana española registra un repunte notable de su salud tras el COVID-19

La empresa mid-market se recupera hasta alcanzar niveles prepandemia. Por primera vez desde 2018 se ubica en signo positivo tras un crecimiento exponencial de 13,1 puntos.

Para Carlos González Luis, socio de Consultoría del Sector Público y portavoz económico de Grant Thornton, “la primera mitad del año ha estado marcada en España por el rápido avance de la campaña de vacunación y por la aprobación en Bruselas del Plan español de Recuperación y Resiliencia, que destinará hasta 140.000 millones de euros a nuestro país. Estos dos hitos explican las buenas perspectivas de las empresas medianas, que confían clara y predominantemente en una rápida recuperación de la economía tras la pandemia”.

Las perspectivas de los empresarios españoles mejoran significativamente, gracias a unos mejores niveles de optimismo, la esperanza de incrementar ingresos y beneficios y la inversión.

El optimismo y la coyuntura no sólo muestran signos de recuperación tras la pandemia, sino que también logran superar los niveles que se registraron antes de esta. La mayor subida se produce especialmente en el nivel de optimismo empresarial que se duplica respecto al segundo semestre de 2020 y prácticamente se triplica respecto al primer semestre de aquel año.

El índice de inversión también se recupera hasta alcanzar el mismo umbral registrado justo antes del coronavirus. Una recuperación aupada por una mayor expectativa de apuesta por la tecnología, la innovación, los activos tangibles o la inversión en personal.

Los empresarios españoles prevén menos obstáculos que en el segundo semestre de 2020. Mejoran las limitaciones de demanda, el nivel de incertidumbre y desciende ligeramente las limitaciones de oferta.

En las tres variables sobre las que se halla el índice de barreras de crecimiento para las empresas, se registran distintas direcciones o ritmos de evolución respecto a antes del coronavirus.

Por un lado, las limitaciones de demanda logran mejorar su resultado respecto al último semestre de 2019, gracias al repunte de las previsiones de los empresarios en el volumen de demanda. Por otro lado, el nivel de incertidumbre va avanzando positivamente, tras un valle originado por el contexto COVID-19. Aunque ha crecido casi 20 puntos respecto a hace un año, todavía no logra superar la barrera registrada justo antes de la pandemia. Por último, el índice de limitaciones de la oferta se mantiene estable en las últimas seis oleadas, siendo prácticamente intrascendente el impacto del coronavirus del primer semestre de 2020, en comparación a otras variables que se vieron más perjudicadas.

La mediana empresa española registra un crecimiento más pronunciado de sus perspectivas (+48,0) que de sus barreras (-45,3).

Las perspectivas y barreras de crecimiento han registrado una evolución similar desde 2019 aunque a distintos ritmos. En el primer semestre de 2020, en el inicio del COVID-19, caen de manera significativa, en el segundo semestre mejoran levemente y en esta oleada de 2021 crecen. Lo hace en mayor medida, de manera destacada, las perspectivas, que gracias al repunte de optimismo, la coyuntura y las inversiones, logra superar los niveles prepandemia. Los empresarios consideran que hay más esperanzas de crecimiento que obstáculos.

Despliegue los títulos a continuación para obtener más información
Crece la confianza en los mercados exteriores

Las empresas mid-market en España se muestran más esperanzadas en traspasar fronteras y abrirse a nuevos mercados. Un 45% de los empresarios españoles espera un aumento de las exportaciones en el próximo año. Son 12 puntos más que en el segundo semestre de 2020 y 21 más que en el primer trimestre de aquel año, marcado por el inicio de la pandemia.

Un 35%, prevé que aumente el número de países a los que vende. Un 21% de los empresarios españoles prevé que Alemania sea el mercado al que ya exportaban en el que prevén crecer más. Un 11% en Francia y un 9% en Estados Unidos. En menor medida, se encuentra Italia (5%), China (5%), Andorra (4%) y Portugal (4%). Asimismo, Alemania es para el 24% de los empresarios españoles el país en el que se encuentran los proveedores a los que está dando más prioridad este año.

Por otro lado, los países que actualmente venden a España y prevén aumentar esta exportación son Francia (un 7% de sus empresarios) y México (un 4%). Estos dos países son, también, los principales que eligen España para externalizar servicios (4%, cada uno).

El índice que registra hoy España en exportaciones (ese 45%) es el mismo que se presenta a nivel global y más elevado (con una diferencia de 10 puntos) al que se prevé en Europa.

El presidente de Grant Thornton España, Ramón Galcerán, asegura que “la previsión del aumento de las exportaciones en el próximo año es un buen indicador de que las empresas medianas viven una fase de recuperación. Tras la crisis de la pandemia, la exportación es una de las palancas de negocio necesarias para crecer. Una apuesta que denota estabilidad, confianza y solvencia”.

Aumentan las inversiones en innovación, personal y activos tangibles

La recuperación de la mediana empresa española también se pone de manifiesto en el índice de inversiones que los empresarios prevén hacer en los próximos 12 meses. Una dimensión que aumenta 11,1 puntos hasta los 37,0, gracias al crecimiento en todas las palancas de negocio que mide el Pulso.

Los mayores crecimientos de la inversión se espera que se efectúen en materia de productividad. Concretamente, los empresarios consideran que la mayor apuesta se centre en la tecnología; campo que crece 19 puntos hasta el 53%, después de un 2020 en el que esta inversión se había estancado. A continuación, le sigue la inversión en habilidades del personal para potenciar la productividad, que crece 14 puntos hasta el 43%. Destaca también el crecimiento de 12 puntos en la inversión que se prevé en I+D para el próximo año, hasta alcanzar el 39%.

La expectativa de inversión en activos tangibles como la compra de nuevas plantas o de maquinaria sigue aumentando progresivamente desde el inicio de la pandemia (+3 y +9 respectivamente). Mejora también la inversión en personal. El 40% de los empresarios prevé que mejore el empleo (+14) y un 18%, los salarios (+6).

Tanto en Europa como a nivel global también se espera un crecimiento en todas estas variables, especialmente en tecnología y en habilidades de la plantilla, los dos principales focos de inversión.

El portavoz de Grant Thornton, Carlos González Luis señala que “las compañías que no apuesten por esta línea difícilmente podrán adaptarse a los nuevos tiempos con agilidad y competitividad. El Pulso de este semestre confirma que las empresas mid-market en este sentido van por buena dirección”.

La incertidumbre se recupera de su mayor caída histórica

Una de las cualidades que más ha caracterizado el transcurso de la pandemia desde su invasión en 2020 ha sido la incertidumbre. En el primer semestre de 2020, periodo en el que se instaló el coronavirus, el Pulso recogió la peor cifra registrada en incertidumbre de su historia (-75,5).

Desde entonces, y a medida que se van eliminando las restricciones y avanzando la vacunación, este índice va creciendo progresivamente. En el primer semestre de 2021 ha mejorado 9,4 puntos hasta alcanzar el -56,8; nivel similar al anotado justo antes del COVID-19. Los empresarios españoles esperan que el clima de inseguridad empresarial se restablezca. Un resultado que también mejora en Europa (+2,4 hasta -52,7) y la media global (+1,2 hasta -61,1).

Para Ramón Galcerán, presidente de Grant Thornton España, “la mejora en el nivel de incertidumbre en la empresa española y del exterior es una extraordinaria noticia. Indica que los empresarios tienen mayor capacidad de contemplar y prever los factores coyunturales; requisito esencial para el crecimiento y la competitividad. Afortunadamente, el éxito de la vacunación, la inyección de fondos europeos y el restablecimiento paulatino a la normalidad están despejando las múltiples dudas que han imperado en el tejido empresarial español en 2020”.

La burocracia, los costes energéticos y laborables y la limitación de personal, los mayores frenos de expansión

El COVID-19 ha provocado uno de los mayores terremotos normativos de la historia. Los constantes y rápidos cambios regulatorios han originado un notable obstáculo de negocio para las empresas mid-market. En España se configura como el mayor freno de crecimiento según los empresarios, con -53 puntos (-1), al igual que en la UE (-57%) y media global (-57%), donde obtiene la misma cifra que la falta de personal cualificado.

La variable que más ha aumentado su nivel de preocupación para los empresarios españoles son los costes energéticos (-11). Esta barrera de crecimiento asciende más en España que en Europa (-7) y resto del mundo (-8). 

“Aunque las barreras de crecimiento hayan mejorado en la primera mitad de año es importante que las empresas pongan especial foco en las más preocupantes. En este caso, en la regulación y los trámites administrativos y los costes energéticos. Retos que atraviesan una veloz y constante transformación. Las medianas empresas están llamadas a sincronizar su ritmo operativo a los tiempos que marcan estas dimensiones para recuperarse”, explica Carlos González Luis.  

Los empresarios españoles, al igual que en el exterior, también se muestran especialmente preocupados por las limitaciones de personal. Concretamente, por la falta de personal cualificado que crece notablemente (-10 hasta -42%) y los costes labores (-2 hasta -44%).

Explore los datos anteriores del Pulso y otras zonas geográficas del mundo

Pulso de la mediana empresa española

Estudio del segundo semestre de 2020

Read more Pulso de la mediana empresa española

Global

El middle-market mundial recupera la salud

Read more Global

Unión Europea

Las empresas europeas, optimistas ante el éxito de la vacunación

Read more Unión Europea

América del norte

Las previsiones superan los máximos anteriores

Read more América del norte

América del sur

La recuperación económica pierde ritmo

Read more América del sur

Asia Pacífico

Coronavirus control keeps APAC mid-market on upward trajectory

Read more Asia Pacífico

Asociación de Naciones del Sudeste Asiático

Las empresas se muestran optimistas, pero predomina la preocupación por la COVID-19

Read more Asociación de Naciones del Sudeste Asiático