BLOG

Fuerzas de disrupción en servicios profesionales

Alejandro Martínez Borrell Alejandro Martínez Borrell

¿Cómo serán las empresas y la economía post-Covid? Poco a poco vamos conociendo algunas certezas en relación a esta pregunta que conviene tener en cuenta para adaptarse a la nueva y particular realidad que nos deja la pandemia. La irrupción del virus ha hecho que la incertidumbre por parte de la sociedad y los negocios alcance niveles inimaginables hace tan solo unos pocos meses.

Para las firmas de servicios profesionales, el Covid-19 ha llegado en un momento de plena transición. En este contexto volátil, hemos tomado el pulso a 5.000 directivos de 35 países para que nos dibujen cinco cambios disruptivos que se han acelerado en sus compañías en el último año. Entre ellos, señalan la lucha por la atracción de nuevo talento, la revolución tecnológica, la consolidación de lo global, los nuevos modelos de negocios, con especial acento en la sostenibilidad y, finalmente, una creciente preocupación por los riesgos reputacionales. Cinco tendencias que también el sector de los servicios profesionales debería incorporar para mantener su competitividad y su oferta de valor añadido. Ya hace tiempo que las firmas de auditoría, consultoría y asesoramiento nos enfrentamos a una combinación de dificultad para encontrar el talento adecuado, bajas tasas de desempleo en muchos mercados y nuevos competidores.

Necesitamos una nueva estrategia para la atracción del talento preciso y la actual situación nos da una gran oportunidad para diferenciarnos. Aquellas firmas que mejor apoyen a sus profesionales y equipos –y a otros stakeholders– de los nocivos efectos de esta crisis verán reforzadas sus posibilidades de contratación y retención a medio y largo plazo. Políticas activas en el desarrollo profesional, especialmente en el caso de las mujeres, y una atención activa por el bienestar de los empleados serán fundamentales.

Un talento cada vez más escaso y valioso que obligará a las firmas a buscarlo allá donde se encuentre, en un nuevo impulso hacia la globalización. Es decir, se mantendrá la tendencia hacia la internacionalización no sólo como vía para ganar nuevos mercados e ingresos, sino también como un camino esencial para atraer talento y experiencia. Unos recursos profesionales a los que habrá que dotar de las últimas innovaciones y tecnologías para que puedan realizar su tarea con la máxima eficiencia y productividad. Innovación tecnológica sí, pero también mucho más que eso porque ésta debe abarcar al conjunto de procesos y servicios que ofrece una firma de servicios profesionales. Existe una creciente presión por construir una economía más sostenible y la tecnología puede y debe permitir pasar de los modelos tradicionales a nuevos modelos que requieren una participación de las personas más limitada. El mejor ejemplo de ello es el uso cada vez mayor de la tecnología blockchain para automatizar procesos fiscales o bots capaces de asesorar a clientes.

 

Mayor especialización

Todo ello dará lugar a nuevos modelos de negocio con mayor especialización, algo que los servicios profesionales llevamos tiempo desarrollando y que seguirá creciendo en el futuro. Expertos independientes y ajenos a la organización servirán para cubrir los diferentes picos de demanda o tareas muy concretas. Unos cambios que comportarán menos profesionales internos a tiempo completo y un banco de expertos independientes actualizado y preparado para ser movilizado de forma rápida y eficiente.

Por otro lado, los proveedores de servicios profesionales para negocios han visto crecer especialmente su preocupación por los riesgos reputacionales que pueden impactar su operativa. Por ello, la mayor parte del sector está llevando a cabo una revisión de sus valores para alinearlos con las expectativas de la sociedad actual. Una estrategia que debe ir de la mano de una mejora del gobierno corporativo y un mayor control interno. Está por ver el impacto final que tendrá la crisis sanitaria en nuestra economía. Por ello, el sector de los servicios profesionales debería plantearse la siguiente pregunta: ¿cómo puede mi firma reinventarse para captar nuevas oportunidades en el mercado y enfrentarse al futuro con confianza y determinación? Estar muy atento a las señales que nos va marcando el propio mercado y ofrecer una respuesta rápida a las cinco principales tendencias disruptivas que nos deja la pandemia serán sin duda aspectos verdaderamente diferenciales.

 

Artículo publicado originalmente en el diario Expansión