70 EMPRESAS RECURREN A LOS EXPEDIENTES TEMPORALES

Las empresas catalanas piden suspensiones de empleo para 18.000 personas

Un total de 70 empresas han presentado ante la Generalitat un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) por el coronavirus. Esas suspensiones de empleo, registrados entre el viernes y ayer, afectan a 3.819 personas. En ese número no se incluye la regulación presentada ayer lunes por la tarde por Seat para sus 14.812 trabajadores ni los empleados afectados por otras compañías que tienen presencia en toda España y cuyos ERTE se presentaron en el Ministerio de Trabajo. Tal y como vaticinaban patronales y sindicatos, el alud de suspensiones de empleo por el impacto de la pandemia ya ha empezado.

El cómputo se limita hasta las cinco de la tarde de ayer, por lo que la cifra definitiva de la jornada podría ser superior. Pero ya se nota un repunte de las peticiones ante la dirección general de Relaciones Laborales de la Generalitat. Si el viernes se produjeron 17 tramitaciones, ayer, primer día de la semana, fueron 53. La situación en Cataluña no es diferente a la del resto de España, donde ayer lunes hubo un alud de anuncios. Pero lo sucedido en la jornada de ayer con esta presentación de expedientes es que algunas empresas tienen prisa por aplicar medidas. No quieren esperar a las nuevas condiciones, más laxas, que el Gobierno central previsiblemente fijará hoy para que las puedan minimizar el impacto de la propagación del coronavirus y el estado de alarma. O, al menos, quieren iniciar ya el proceso.

Aurora Sanz, Socia Directora de Laboral de Grand Thornton, afirmaba ayer tener 22 casos de ERTE en ciernes, pero explicaba que empezaron ya a lanzar algunos expedientes “por el nerviosismo mostrado por algunos de nuestros clientes”. Sanz avisaba de un problema: el cierre de las oficinas de la administración para tramitar los expedientes a causa del coronavirus. La gran pregunta que se hacen los empresarios, explica, es quién tiene que asumir el coste de una situación como la actual, que no procede de la economía, sino de causas exógenas.

“Esto no ha empezado todavía. Los días fuertes van a ser el miércoles, el jueves y el viernes”, advertía ayer Talmac Bel, socio responsable de derecho laboral de Fieldfisher Jausas, que explicaba que no ha habido tiempo material todavía para hacer mucho trabajo. En su escritorio también esperan 20 expedientes preparados para entregarlos en la Generalitat. Pero espera a conocer las medidas de flexibilidad que fije el Ejecutivo, del que el empresariado espera una decisión desde el pasado jueves. Dice tener expedientes de todos los tamaños y de todos los sectores, especialmente comercios, hoteles y restaurantes. Son los primeros que han caído por las medidas impulsadas por el Gobierno de Pedro Sánchez el sábado, cuando aprobó el estado de alarma, Muchas empresas decidieron ya el viernes cerrar todos sus comercios ante el riesgo de que les afectara directamente el coronavirus.

Bel avisa que en la actual situación los empresarios difícilmente van a complementar los subsidios de desempleo para mejorarlos. Y que después de estos ERTES, que se acabarán con la situación de alarma, vendrán otros para salir definitivamente del túnel de incertidumbre en el que se ha situado la economía. Salir de la crisis del coronavirus será como salir de la crisis económica: se necesitará tiempo para que la gente acabe con sus afectaciones.