Women in business

Q&A con Elena Serra

Elena Serra, Directora de Comunicación

Natura Bissé es una empresa cosmética española creada en Barcelona en 1979 por Ricardo Fisas y por Gloria Vergés. Hoy cuenta con más de 40 marcas en activo y una historia de innovación que en 2015 le valió el Premio Nacional de Innovación. Dispone de filiales en Reino Unidos, Estados Unidos, México y Emiratos Árabes. Hoy la firma emplea a 300 personas en todo el mundo, el 90% de ellas mujeres, que a su vez ocupan el 65% de los puestos directivos.

 

 

¿Cómo empezasteis a gestionar la presencia femenina en Natura Bissé?
Se puede decir que está en nuestro ADN, porque se remonta a los mismos inicios de la propia compañía. Ya en el año 1979, cuando Ricardo Fisas y Gloria Vergés, marido y mujer, fundaron la compañía, se rodearon de un grupo de siete mujeres que invirtieron en este sueño. La figura de Gloria Vergés fue el alma de Natura Bissé. Ella lideró todo lo relativo al equipo comercial, a la innovación de producto y a la excelencia, pilares sobre los que se fundó la firma y que hoy siguen siendo la base de esta. Otro hito importante llegó con el momento del relevo generacional en 2008, cuando el consejo optó por reafirmar el liderazgo femenino y nombró a Verónica Fisas CEO del grupo a nivel internacional.
¿Cuál es el papel actual de la mujer en la alta dirección de las organizaciones?
La participación de la mujer en el mundo laboral es cada vez mayor. Aunque es verdad que en general aún ocupan mandos intermedios, su rol está empezando a reconocerse y a pasar a primer plano. Hace mucho tiempo ya que realizan contribuciones muy positivas para el éxito y la continuidad de las empresas y su impacto en el negocio es indudable a diferentes niveles.
¿Cuál es la tendencia sobre el papel de la mujer en los negocios?
Las tendencias van cambiando y las mujeres hoy en día tenemos más presencia en industrias en las que anteriormente solo había una directriz masculina. La incorporación de nuevo talento femenino a puestos de dirección nos ha brindado un punto de vista diferente sobre las necesidades de las empresas.
¿Qué cambios ha supuesto la incorporación de la mujer en puestos directivos?
La inserción de la mujer en las empresas ha traído cambios sustanciales en diversas dimensiones de la vida cotidiana, y posiblemente el impacto más significativo sea sobre la familia. Especialmente sobre el rol del hombre, que ha tenido que compartir, o incluso ceder, el liderazgo indiscutible que venía ejerciendo.
¿Se encuentran las empresas con alguna dificultad para incorporar talento femenino?
Hoy todas las empresas buscan el mejor talento para afrontar los retos de la era digital. Sin embargo, no todo el talento se encuentra actualmente disponible en el mercado laboral. El ascenso de las mujeres a posiciones de responsabilidad se ve frenado por esta causa y por las barreras estructurales a las que se enfrentan muchas mujeres para conciliar.
¿Qué medidas están tomando las empresas para superar esas barreras?
Los movimientos en favor de la diversidad de género se fortalecen día a día y conducen al reconocimiento cada vez más generalizado de que una mayor participación de la mujer en el mercado de trabajo repercute de manera positiva en el producto interior bruto y en los resultados empresariales.
Quién debe impulsar las medidas que faciliten una verdadera igualdad de la mujer y el hombre en los negocios ¿empresas? ¿instituciones?
La incorporación de las mujeres al mercado laboral está suponiendo un reto para las empresas, implicando un nuevo enfoque de las políticas de recursos humanos. La tradicional división de los papeles de los hombres y las mujeres en la sociedad hace que sigan existiendo situaciones de desigualdad que han de ser corregidas mediante la implantación de acciones positivas por parte de los gobiernos para compensar esos desequilibrios, como el establecimiento de cuotas, la obligación de respetar la igualdad de trato y de oportunidades, etc.
¿Qué competencias o atributos aporta el liderazgo femenino?
Liderazgo, optimismo, capacidad organizativa, empatía, flexibilidad o productividad son algunos de los atributos que caracterizan al talento femenino. Las mujeres dirigen a través del diálogo, la creatividad, la flexibilidad, el compromiso, la inteligencia y el equilibrio emocional. La mujer es una gran gestora de imprevistos y es capaz de asumir distintos roles según la situación.
En ocasiones, hay quien alega que las mujeres líderes en grandes organizaciones empresariales ejercen modelos de liderazgo muy similares a los de los hombres. ¿Cuál es su opinión?
Históricamente se han impuesto unos patrones masculinos de liderazgo. Hoy en día, dentro de los patrones de liderazgo femenino existen muchísimas variantes, pero sigue sorprendiendo cuando una directiva apuesta por un liderazgo más autoritario, automáticamente éste se asocia al patrón masculino. El estilo de liderazgo es un patrón de conducta que viene definido básicamente por la personalidad del líder y existen grandes diferencias en la forma de ejercer el liderazgo.
Estamos ante una gestión puramente femenina, ¿qué proporción de género tenéis en la actualidad en vuestros equipos directivos?
Contamos con un 65% de ejecutivas a nivel global, un porcentaje altísimo. Y además de la dirección general, tres de nuestras cuatro filiales están dirigidas por mujeres.
¿Cuáles son los elementos que caracterizan esta gestión femenina?
Los drivers que dan valor a nuestra empresa siempre se han fundamentado en conceptos de esfuerzo, de disfrute, de generosidad, acompañado de un elemento muy importante, la pasión. Y es la pasión de un equipo eminentemente femenino, tanto en puestos directivos, como no directivos. Equipos que disfrutan con lo que hacen. Esos valores, unidos a la apuesta decidida por el talento, la innovación y la eficacia de nuestros productos determinan nuestra cultura de empresa.
En cuanto a la gestión específicamente femenina, en mi opinión la mujer directiva tiene una visión 360, es una gran gestora de imprevistos y basa su liderazgo en la comunicación, la escucha activa y la flexibilidad. A parte, destacaría que, trabajando en el universo de la cosmética para mujeres, contar con intuición femenina es fundamental.
¿Qué consejo darías a otras empresas que están en el camino hacia una mayor diversidad?
Yo creo que las empresas que cuentan y que apuestan por directivas femeninas aportan un extra de diversidad a sus empresas. Y esta diversidad de conocimientos, de formas de pensar, de gestionar equipos, es siempre un plus.
¿Cuáles son los retos para que las empresas españolas aumenten su liderazgo femenino?
El primer reto es tomar conciencia del valor que aporta a una empresa el contar con mujeres directivas. Una vez reconocido, existe aún un gran reto para sortear las barreras estructurales, por lo que los departamentos de Recursos Humanos han de hacer un esfuerzo en equiparar salarios, favorecer la conciliación personal y profesional, etc. Y es importante que esa conciliación no se quede en el ámbito laboral, sino que llegue también al terreno personal, en el equilibrio en las parejas, la familia, el hogar.