35 Aniversario

Las empresas están haciendo esfuerzos para adaptarse a las actuales transformaciones

Antonio Garamendi Antonio Garamendi

En primer lugar, quiero felicitar a Grant Thornton por estos 35 años de trayectoria en España, en los que ha logrado convertirse en una de las firmas de servicios profesionales multidisciplinar más importantes por volumen de facturación. Han sido tres décadas y media apasionantes en las que hemos asistido a una modernización sin precedentes de la sociedad española a todos los niveles: político, económico, social...  Y si extraordinarios han sido los progresos alcanzados en todos los ámbitos en este tiempo, los avances tecnológicos y la globalización que estos han posibilitado en los últimos años están provocando una aceleración exponencial de esta evolución hacia el futuro.

Vivimos en un contexto totalmente globalizado en el que estamos asistiendo a una auténtica revolución tecnológica, la que ya se está denominando cuarta revolución industrial, que está dando lugar a cambios disruptivos sin precedentes.

Como resultado, nos encontramos también ante una revolución social, en la que las empresas estamos haciendo auténticos esfuerzos para adaptarnos a todas esas transformaciones vertiginosas.

Y en este cambiante y retador escenario, quiero destacar algunos temas clave que es preciso abordar sin dilación para garantizar el progreso y nuestro éxito como sociedad también en las próximas décadas. Me estoy refiriendo, por ejemplo, a la digitalización, clave en el cambio radical que está experimentando el mundo. Se trata de un proceso transversal al que la sociedad se está adaptando mucho más rápido que las empresas. CEOE va a estar ahí, liderando ese proceso.

Como organización más representativa de los empresarios españoles, en CEOE consideramos primordial seguir impulsando la innovación en España, ya que el porcentaje del producto interior bruto dedicado a la I+D+i es aún escaso. Mientras el objetivo actual es del 2% del PIB, estamos aún por debajo del 1,5%, y la Estrategia Europea 2020 tiene como objetivo alcanzar el 3%. No podemos permitirnos perder ese tren, porque es imprescindible para la competitividad de la industria, y es precisamente la industria la que genera el empleo de mayor calidad, como se refleja en aquellos territorios, -como el País Vasco o la provincia de Burgos-, en los que el sector industrial alcanza una quinta parte del PIB. En estas zonas el paro se sitúa por debajo del 10%.

Esa innovación y esa digitalización traen consigo otro elemento también vital para nuestro futuro: la educación y la formación de todo tipo. Educación desde la infancia, formación dual, formación continua y formación universitaria. La empleabilidad y el empleo digno dependen de que la gente esté bien preparada, y aquí tenemos todos un reto que hay que abordar sin demora porque nos jugamos mucho.

Un reto en el que ya estamos recogiendo los frutos del esfuerzo de las empresas en los últimos años es el de la internacionalización, como pone de manifiesto el aumento de la presencia de las empresas españolas en el exterior, pasando de 50.000 a 200.000 empresas.

La participación del sector exterior en el PIB ha crecido del 22% al 34%, lo que nos sitúa por delante de Francia, Italia, Reino Unido y solo por detrás de Alemania.

Otro aspecto que la empresa tiene muy presente en la actualidad es la Agenda 2030 que, gracias a sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), está calando profundamente en el día a día de la actividad empresarial, pasando a formar parte de nuestro ADN. También aquí, CEOE se ha propuesto colocarse en la vanguardia y contribuir a difundir y promover la consecución de las 169 metas para poder mejorar nuestro entorno e influir en él como agente fundamental del cambio que somos.

Todos estos asuntos son prioritarios en la agenda de CEOE y en ellos estamos trabajando con empeño, con la lealtad institucional que nos caracteriza y poniendo siempre el foco en todo lo que nos une como país y nos permite afrontar estos retos comunes con más fuerza y de una manera mucho más eficaz y eficiente.

Para terminar, no quiero dejar de mencionar, como representante de los empresarios españoles, que desde CEOE vamos a seguir reclamando y trabajando juntos con determinación por poner en valor la figura del empresario como vertebrador de la sociedad, creador de riqueza, empleo y bienestar.